3.5.10

la sutileza de un actor

Photobucket
IRON MAN 2
data: http://www.imdb.com/title/tt1228705/

Si hacemos el esfuerzo de obviar a Robert Downey Jr. de “Iron Man 2”, ¿qué nos queda? Una película de superhéroes más, con algunas ingeniosas líneas de diálogo y un par de bajadas de línea subversivas (senadores jugando al golf con los constructores de armas). Nada que no hayamos visto.

Ahora pongan en la ecuación a Robert Downey Jr. y todo cambia. Es uno de esos pocos actores que logra agregarle un plus a sus líneas, con una simple entonación de voz, una ligera mirada, el tono con el que dice un parlamento. Esa presencia hace de “Iron Man 2” una película especial. Es correcto que no llega al nivel del primer episodio; pero por ahí nomás. Es una muy buena película de superhéroes.

Photobucket

Más que en el primer episodio, este segundo capítulo de la saga de “Iron Man” se basa en los actores. Lo de Downey Jr. es descollante. Pero su contraparte, Mickey Rourke, se permite plantársele al lado sin desafinar. Los escasos parlamentos entre ambos, son notables. Por un momento creemos asistir a una reunión de Adictos Anónimos. Pero no: juntos, dos francotiradores, en un mundo de caretas, Tony Stark e Ivan Vanko transmiten el sentimiento de que están más allá de los que los rodean. Ellos luchan a muerte. Pero luchan ellos. Los otros, los políticos corruptos, los militares obsecuentes, el periodismo pago, los contratistas imbéciles, dan un paso atrás y mandan a otros al combate. No dudan en dar una voltereta y desdecirse.

Photobucket

A este muy buen dueto, sume a Samuel Jackson (soberbio en sus escasos parlamentos); Don Cheadle (sin destacar especialmente) y, muy especialmente, Sam Rockwell. Una mención para Gary Shandling: repugnante (repugnante bien; esto es, transmite el grado de repugnancia de su personaje) en la piel del Senador Stern. Basta verlo en un par de diálogos para identificarlo con ciertos rasgos acomodaticios de nuestros mejores líderes políticos. Soberbio.

Photobucket

En un segundo nivel, el espesor femenino aumenta considerablemente. A la siempre hermosa Gwyneth Paltrow (recuerden, esta página postuló que está ergonómicamente diseñada para el beso), se agrega el non plus ultra del sex appeal: Scarlett Johansson. Hace mucho que, en el cine, no oía aullar al público como en esta ocasión. Cada plano de la Musa de Woody Allen arrancaba en los espectadores un “¡Oooooh!” seguido de un exabrupto que debe ser traducido como un “no se puede ser más linda”. Ya sé, la muestra es sesgada, pero no creo pifiarla mucho en decir que Johansson, hoy por hoy, es la actriz que más calienta la pantalla.

Photobucket

Con este peso específico de la actuación, la pregunta será: ¿y los efectos especiales? Bien hechitos, como es de esperar, pero no son claves. Afortunadamente, la historia y los protagonistas, se imponen, dejando relegado al rubro técnico.

Escenas destacadas: la borrachera de Stark; los diálogos con Nick Fury; el primer diálogo de Ivan Vanko y Stark.

Las mejores frases, mañana.

Un par de datos más: en una escena, aparece el escudo abollado del Capitán América; en la última escena de la película (cuando pasan todos los títulos, pero absolutamente todos los títulos), el martillo de Thor. Son pistas de lo que sigue: SHIELD o los Vengadores, el grupo de superhéroes símil a la Liga de la Justicia, pero de la Marvel, una nueva saga de películas y secuelas, mezclando todos los personajes creados por Stan Lee. Vamos a tener superhéroes para empacharnos.

Photobucket

2 comentarios:

Gaby dijo...

Robert es uno de los mejores actores de estos tiempos, lástima que tenga esos problemas de drogas y alcohol. Es maravilloso verlo actuar.

Beso!

Marcelo De Biase dijo...

Aparentemente (crucemos los dedos) los está dejando atrás. Esperemos que sea así, por la persona en primer lugar, y en segundo lugar por nosotros que disfrutamos de la actuación del tipo.