1.8.14

coghlan vuelve a casa

wikipedia

Ustedes saben que una de las frases de cabecera de esta página es “Entre la verdad y la leyenda, imprime la leyenda”. Y nunca como en este caso, nos aferramos a la leyenda de esta historia, aunque sospechamos que el resultado final de la deriva de Charles Francis Coghlan es un invento. Pero invento que merece ser cierto.

Charles Francis Coghlan fue un actor nacido en Francia pero de padre irlandés y madre de Jersey. Como actor de antaño, fatigó los teatros del mundo y se casó con una actriz. En los últimos días de 1899, la profesión lo encontró en Galveston, Texas, para presentar la obra “The Royal Box”. Lamentablemente, una enfermedad cardíaca no le permitió participar de la presentación y, tras un mes de lucharla, falleció el 27 de noviembre.

Las versiones se cruzan: desde que querían enterrarlo en una finca en la Isla del Príncipe Eduardo en Canadá comprada como casa de fin de semana y eventual retiro, hasta que sus deseos eran los de la cremación, servicio no disponible en el pueblo de Galveston. Otras versiones indican que la esposa debió abandonar Texas por una enfermedad repentina de su hija y pospuso la decisión.

Lo cierto es que Coghlan fue enterrado en el cementario de Galveston a la espera de que sus familiares dispusieran de sus restos como lo tenían pensado.

Pero en 1900, un histórico huracán arrasó Galveston, dejando un tendal de muertos y destruyendo la ciudad. Y entre lo que se perdió, por la inundación del cementerio devastado por el fenómeno, fue el ataúd de Coghlan que derivó por las aguas del Golfo de México sin ningún control.

Pasan casi ocho años sin saber nada de los restos de Coghlan. El New York Actors Club mantenía una recompensa para aquellos que pudieran dar con los restos del actor. Pero entonces, en 1907, unos pescadores canadienses lo encontraron en el Golfo de Saint Lawrence, no muy lejos de la Isla del Príncipe Eduardo donde Coghlan tenía pensado retirarse.

Parece ser que su último deseo fue cumplido, no ya por la acción de sus familiares, sino por una insólita acción final que superó los elementos y el olvido.

(Otra versión, más apegada a lo verosímil, pero no tan poética como la anterior, asegura que el ataúd fue encontrado siete años después de su desaparición, por unos cazadores que lo hallaron sumergido en un pantano a nueve millas de Galveston; como es de esperar, nosotros optamos por la primera versión, como lo hizo el incomparable Robert LeRoy Ripley al publicarlo en 1929 en su célebre columna ¡Créalo o no!).

FUENTES:

El artículo en Wikipedia de Coghlan:
http://en.wikipedia.org/wiki/Charles_Francis_Coghlan

La nota del blog “Historias de la historia”:
http://historiasdelahistoria.com/2011/11/29/el-ataud-que-supo-volver-a-casa

La mención en el blog “Sobre Listas”:
http://sobrelistas.blogspot.com.ar/2010/12/las-mayores-coincidencias-de-la.html

29.7.14

ojo chatarra: color imagen

Más imágenes del tablero Ojo Chatarra de nuestra cuenta en Pinterest.

http://pinterest.com/libretachatarra

En este post, seleccionamos un puñado de imágenes que enfatizan el tema del color. Aquí van.

 photo ojo_chatarra43_91_zps5c721357.jpg
castillo sobre azul (Francia)

 photo ojo_chatarra43_93_zpsf8230d3c.jpg
Thar Dessert Rajasthan, Taj Mahal
gdeichmann.photoshelter.com


 photo ojo_chatarra43_101_zps5d5f2812.jpg
El autor de las imágenes que componen la serie “Spirit Photographs - Wireless Spectre” es Luis Hernan, un estudiante del posgrado de Diseño Arquitectónico e Interactivo de la Universidad de Newcastle, en el norte de Inglaterra.
bbc.co.uk


 photo ojo_chatarra43_94_zpsa5f3b74b.jpg
Fotografía de la serie "Colourant", de Floto+Warner. Crédito: Floto+Warner. Cassandra y Jeremy Floto conforman el dúo artístico Floto+Warner de Nueva York, EE.UU..
bbc.co.uk


 photo ojo_chatarra43_100_zps5b59a848.jpg
Carnival in Venice
flickr.com


 photo ojo_chatarra43_95_zpscfe26607.jpg
Moroccan
homeworkshop.com


 photo ojo_chatarra43_90_zps48037ab4.jpg
Bryce Canyon National Park, Utah. Photo: Daskalakis Nikos via Flickr
sphinxnomore.tumblr.com


 photo ojo_chatarra43_97_zpsc90e0850.jpg
by ashleyg, via Flickr
flickr.com


 photo ojo_chatarra43_92_zpsfbcb39b4.jpg
Taken during "The Mayana Soora Thiruvizha" festival takes place every March in the small village of Kaveripattinam, India, the day after Mahashivarathiri (The great night of Shiva). (© Mahesh Balasubramanian/National Geographic Traveler Photo Contest) #
theatlantic.com


 photo ojo_chatarra43_96_zps158451ea.jpg
blue
gardenpicture.tumblr.com


 photo ojo_chatarra43_99_zpsee5fed73.jpg
Felice Rix-Ueno, textile design: Purpurnelke - Purple Carnation, 1924. Wiener Werkstätte. Via Cooper Hewitt
mirellabruno.tumblr.com


 photo ojo_chatarra43_98_zps54ee21b4.jpg
Castellers Colla Joves Xiquets de Valls start to form a human tower during the Sant Joan festival at Plaza del Blat square in Valls, south of Barcelona, on June 24, 2014. (Reuters/Albert Gea) #
theatlantic.com

28.7.14

los que ya no están: sportivo buenos aires

amateurismo en colores

Cuando era chico, vivía en Villa Devoto. Periódicamente, tenía que irme al Once a ver a mi odontólogo para una ortodoncia que no se acababa nunca. Y en mi recuerdo está el largo viaje de una hora en el colectivo 124 y el mirar por la ventanilla para distraerse del embole. De esas polaroids que la mente guarda, recuerdo ahora un club de barrio, sobre la Avenida Gaona, a metros del Cid Campeador, con un escudo colgado en la puerta con los colores azules y blanco. Recuerdo una cancha de fútbol cinco, tras un muro (seguramente habría unas o rejas o una ventana para adivinar el campo de juego desde el colectivo) y el nombre del club, Sportivo Buenos Aires con su emblema a rayas blancas y azules.

Un día, mucho después, ya grande, graduado en economía y mudado a Villa del Parque, volví a pasar con el mismo colectivo, por el mismo lugar. Y el recuerdo apareció de la nada. “Acá había un club” me dije. Pero ese club ya no estaba en la cuadra que había mutado con otras construcciones, hundiendo en el olvido su nombre.

El Sportivo Buenos Aires fue un club que nació producto de una fusión, como una predestinación de lo que sería su futuro y su ocaso. El Sportivo nació el primer día de febrero de 1918 como fusión de dos clubes: el Buenos Aires Isla Maciel y el Club Sportivo Argentino. El Sportivo Argentino era una escisión de un grande del fútbol argentino: a fines del 15, un grupo de jugadores se separó, por disidencias con sus directivos, del Club Atlético Boca Juniors y fundó el Club Petrolero, nombre rechazado por la Asociación Argentina de Football y que cambió por Sportivo Argentino.

Buenos Aires Isla Maciel es anterior, posiblemente nacido el 19 de octubre de 1910, fecha que figuraba en los estatutos de la nueva entidad, el flamante Sportivo Buenos Aires. Pero Buenos Aires Isla Maciel ya jugaba desde 1913 en la llamada División Intermedia, equivalente a una segunda división.

Justamente en la Isla Maciel tuvo su primera cancha, en la calle General Rivas.

Afiliado el mismo año de su creación a la Asociación Argentina de Football, el Sportivo Buenos Aires participó de la División Intermedia hasta 1920, cuando ascendió a la máxima categoría de la Asociación Amateurs de Football. Debuta en la categoría el 18 de julio de 1920 cuando enfrenta al Estudiantes de Buenos Aires.

En 1923 se muda a la Boca, a Aristóbulo del Valle y Gaboto donde había estado el campo de River Plate.

Cuando se profesionaliza el fútbol en 1931, el Sportivo Buenos Aires continúa en la liga amateur. Y una nueva fusión se da el 1° de mayo de ese año: se une al Club Social Buenos Aires, un club surgido en los '20 de otra fusión, la del Club Sportivo Belgrano y el Club Villa Real. Esta nueva fusión modifica su nombre: Club Social y Sportivo Buenos Aires. Y se muda a una nueva casa, en Álvarez Jonte y Sanabria, en el barrio de Monte Castro, en la actual Comuna 10, a cuadras de donde está ubicada hoy la cancha de All Boys.

El año de 1931 registra la venta de su mayor figura, la de Carlos Desiderio Peucelle, comprado por River Plate por diez mil pesos. Esa compra (junto a la de otras figuras del fútbol local), le valió el mote de Millonarios al equipo de la banda roja.

El Club Social y Sportivo Buenos Aires jugó tres años en el amateurismo, hasta pasar en 1934 al fútbol profesional; en 1939 cae a la Tercera División y dos años después se desafilia.

El club, alejado del fútbol grande, se mantuvo hasta hace muy pocos años, con su sede en Gaona al 1249, hasta que se disolvió y desapareció definitivamente, tras dejar su huella en el fútbol de la Argentina.

figuritas del fútbol argentino
FUENTES:

Un artículo en el blog “Fútbol Extinto”:
http://futbolextinto.blogspot.com.ar/2011/03/sportivo-buenos-aires.html

El artículo en Wikipedia:
http://es.wikipedia.org/wiki/Club_Social_y_Sportivo_Buenos_Aires

Imágenes del futbolista del Sportivo en el blog “Figuritas del fútbol”:
http://www.figuritasdefutbol.com.ar/equipo-club-sportivo-bs-as/coleccion-chocolatines-aguila-1932/

La indumentaria y el emblema del Sportivo en el blog “Amateurismo en Colores”:
http://amateurismoencolores.blogspot.com.ar/2011/05/sportivo-buenos-aires.html

26.7.14

covers: walkin' in the sun


smash mouth


vitamin string quartet


nightcore


jeff golub


molly pope

25.7.14

un hombre de honor

wikipedia

Nobuo Fujita fue un aviador japonés que combatió en la Segunda Guerra Mundial. Fujita había sugerido a sus superiores la idea de un submarino que portara un hidroavión que pudiera despegar para bombardear blancos cercanos. La idea fue aprobada y Fujita estuvo a cargo de lo que se conoce como el único bombardeo en un avión de guerra sobre la parte continental de Estados Unidos.

Su misión la llevó a cabo la mañana del 9 de septiembre de 1942 cuando el submarino japonés I-25 emergió sobre la costa de Oregón en el Pacífico y desplegó el hidroavión biplaza Yokosuka E14Y (“Glen” para los americanos). El avión tenía una velocidad de 135 km por hora con una autonomía de vuelo de 5 horas y la única protección de una ametralladora de 7,7 mm. La tarea de Fujita era provocar incendios forestales en los Estados Unidos para demoler la moral de los civiles norteamericanos y distraer a la flota americana en el Pacífico.

wikipedia

Fujita y su tripulante Shoji Okuda bombardearon los bosques cercanos al pueblo de Brookings, en Wheeler Ridge, el parque nacional del Monte Emily en la frontera entre Oregón y California. Lanzaron dos bombas incendiarias. Una en un blanco desconocido; la otra la mencionada.

El incendio provocado por Fujita fue rápidamente sofocado por el Servicio Forestal debido a que la noche anterior había llovido y el bosque se mantenía húmedo, dificultando la propagación del incendio.

El submarino fue repelido por un avión de patrulla norteamericano y el I-25 se mantuvo sumergido, entrando en acción en los días posteriores sin mucha efectividad.

Pero la historia de Fujita con Oregón no termina allí. En los finales de la guerra, pasó a entrenar a los pilotos kamikaze y, tras la contienda, se puso una ferretería en Ibaraki, hasta pasar a trabajar en una empresa que producía alambre.

La vida de Fujita hubiera quedado en eso, en la trayectoria normal de un soldado que regresa a la vida civil, de no ser porque el pueblo de Brookings lo invitó en 1962 a visitar el pueblo que había bombardeado. La invitación no tenía otro objetivo que estimular los contactos entre estadounidenses y japoneses para superar las secuelas de la guerra.

Pero Fujita tenía muchas dudas de cómo iba a ser recibido. Y previendo hostilidades, llevó a la visita una katana, la espada samurái que mantenía su familia desde hacía 400 años. Estaba decidido, en caso de ser confrontado, de pedir perdón por sus actos bélicos y cometer seppuku, el suicidio ritual para borrar la mancha del deshonor.

Afortunadamente, el pueblo de Brookings lo recibió con respeto y lo trató como una celebridad. Fujita agradeció el cariño recibido y pidió perdón por sus acciones de guerra. Donó mil dólares a la biblioteca del pueblo, destinados a la compra de libros sobre Japón, con el objetivo de que ambos pueblos aumentaran su conocimiento mutuo y eso evitara la probabilidad de otra guerra.

historias de la historia

Y para refrendar esa intención, donó su espada samurái al pueblo, que sigue hasta el día de hoy en la biblioteca de Brookings.

Fujita voló por los bosques de Brookings, veinte años después de su ataque y él mismo piloteó el avión esa tarde del regreso al pueblo. Y al marcharse, prometió financiar el viaje de niños del pueblo para que fueran a conocer su Japón natal.

Esa promesa fue cumplida veinte años después de su primera visita a Brookings porque la empresa en la que trabajaba Fujita quebró y se vio obligado a ahorrar, yen sobre yen, para financiar el viaje de los niños estadounidenses a Japón. Fujita era un hombre de honor y en 1985, tres jóvenes (Robyn Soifeth, Lisa Phelps y Sarah Cortell) viajaron a Japón a su costo.

Fujita murió de cáncer de pulmón en 1997, a los 85 años de edad. Días antes, el pueblo de Brookings lo nombró ciudadano honorario. Y parte de sus cenizas fueron esparcidas por su hija, en octubre de 1998, en el sitio del bombardeo, donde años antes se había plantado un árbol como un gesto de paz.

FUENTES:

El artículo del blog “Historias de la historia” de Javier Sanz:
http://historiasdelahistoria.com/2014/03/17/el-japones-que-bombardeo-eeuu-y-regreso-para-pedir-perdon-dispuesto-a-practicarse-el-harakiri

El artículo en Wikipedia:
http://es.wikipedia.org/wiki/Nobuo_Fujita

El artículo de Jacinto Antón en “El País”:
http://elpais.com/diario/2007/08/05/domingo/1186285957_850215.html

24.7.14

la fórmula inesperada

Normalmente, en una teoría como la relatividad, uno empieza con principios físicos fundamentales; más tarde, estos principios son reducidos a una serie de ecuaciones básicas clásicas y, finalmente, se calculan las fluctuaciones cuánticas de estas ecuaciones. La teoría de cuerdas evolucionó hacia atrás, empezando con el descubrimiento accidental de su teoría cuántica; los físicos todavía se preguntan qué principios físicos pueden guiar la teoría. El origen de la teoría se remonta a 1968, cuando dos jóvenes físicos del laboratorio nuclear del CERN, en Ginebra, Gabriele Veneziano y Mahiko Suzuki, hojeaban independientemente un libro de matemáticas y se encontraron con la función de Euler Beta, una oscura expresión matemática del siglo XVIII, descubierta por Leonard Euler, que parecía describir el mundo subatómico. Se quedaron asombrados contemplando aquella fórmula matemática abstracta que parecía describir la colisión de dos partículas mesón a energías enormes. El modelo Veneziano pronto creó sensación en la física y de él derivaron literalmente cientos de artículos que intentaban generalizarlo para describir las fuerzas nucleares. En otras palabras, la teoría se descubrió por puro accidente. Edward Witten, del Instituto de Estudios Avanzados (que muchos creen que fue el motor creativo de los asombrosos avances de la teoría), ha dicho: “Por derecho propio, los físicos del siglo XX no deberían haber tenido el privilegio de estudiar esta teoría. Por derecho propio, la teoría de cuerdas no debería haber sido inventada”. (…) Como las partículas subatómicas no pueden verse ni siquiera con nuestros mejores instrumentos, los físicos han recurrido a un método brutal pero eficaz para analizarlas, haciéndolas colisionar con energías enormes. Se han gastado miles de millones de dólares para construir grandes «colisionadores de átomos» o aceleradores de partículas, que tienen muchos kilómetros de diámetro y que generan rayos de partículas subatómicas que colisionan unas con otras. Los físicos analizan después, meticulosamente, los restos de la colisión. El objetivo de este proceso exasperante y arduo es construir una serie de números, llamados “matriz de dispersión” o “matriz S”. Este conjunto de números es crucial porque codifica en su interior toda la información de la física subatómica; es decir, si se conoce la matriz S, pueden deducirse todas las propiedades de las partículas elementales. Uno de los objetivos de la física elemental es predecir la estructura matemática de la matriz S para las interacciones fuertes, un objetivo tan difícil que algunos físicos creían que superaba los conocimientos de la física. Es fácil imaginarse la sensación causada por Veneziano y Suzuki cuando simplemente dedujeron la matriz S hojeando un libro de matemáticas. El modelo era un “bicho” completamente distinto de lo que se había visto hasta entonces. Normalmente, cuando alguien propone una nueva teoría (como la de los quarks), los físicos intentan retocarla, cambiando parámetros simples (como las masas de las partículas o las fuerzas acopladas). Pero el modelo Veneziano estaba tan bien construido que la mínima perturbación en sus simetrías básicas arruinaba toda la fórmula. Como en una pieza de cristal delicadamente trabajada, cualquier intento de alterar su forma la rompía. De los cientos de artículos que modificaron trivialmente sus parámetros, destruyendo de este modo su belleza, no ha sobrevivido ninguno. Los únicos que todavía se recuerdan son los que intentaban entender por qué la teoría funcionaba; es decir, los que intentaban revelar sus simetrías.

KAKU MICHIO
“Universos paralelos”

23.7.14

la minifalda

bbc

(…)

Aunque hay distintas opiniones sobre quién inventó la abreviada prenda -con Mary Quant, André Courrèges, John Bates y Jean Varon compitiendo por el título-, la plataforma de lanzamiento de la minifalda en Londres fue la diseñadora local Quant, quien en ese entonces era el motor de la moda en una ciudad que estaba marcando el ritmo.

"La minifalda fue un fenómeno extraordinario y tuvo un gran impacto ya que era parte de la cultura juvenil emergente de la década de 1960", le dice a la BBC Valerie Steele, directora y curadora en jefe del museo del Fashion Institute of Technology de Nueva York.

"Fue en gran medida una expresión de esa cultura de los jóvenes y del inicio del movimiento de liberación sexual que trajo la invención de la píldora anticonceptiva. Fue como un momento histórico", agrega.

"En los años 20 ya había habido algo parecido con una cultura juvenil y faldas cortas, pero a pesar de que las mujeres jóvenes de la década de 1920 eran consideradas más libres sexualmente que sus antecesoras -podían salir con sus parejas sin supervisión, elegir a su futuro cónyuge, besar a varios hombres antes de casarse e intercambiar caricias-, seguían amenazadas con lo que siempre había limitado la libertad sexual de las mujeres: el peligro de quedar embarazadas".

Pocas mujeres, en su mayoría deportistas, habían usado minifaldas hasta que Quant empezó a venderlas en su mítica boutique Bazaar de la igualmente mítica calle King's Road.

Pero ella había experimentado con algo similar en su juventud, cuando se enganchaba la falda de su uniforme escolar hacia arriba para "tener un aspecto más interesante".

La musa de Quant fue una bailarina de zapateo a la cual espiaba en el estudio de danza donde tomaba clases de ballet.

"Una vez, escuché la música que venía de al lado y cuando me asomé vi una clase de zapateo y en el medio de la habitación, una chica un par de años mayor que yo, que reflejaba todo lo que yo quería ser", le contó Quant a la revista The Week.

"Tenía puesta una falda corta plisada de unos 25cms. de largo, con un ajustado suéter negro, medias negras y un corte de pelo bob. Lo que me sorprendió fue cómo toda su apariencia se enfocaba en lo que tenía en sus pies: un par de calcetines blancos y un par de zapatos de zapateo con correas en los tobillos... Desde ese día quedé fascinada con esa hermosa imagen de piernas y los tobillos".
Quant, quien cumplió 80 años en febrero, nombró a su famosa minifalda por su coche favorito, el Mini Cooper. "El miniauto combinaba perfecto con la minifalda; hacía todo lo que uno quería, se veía genial, era optimista, exuberante, joven, coqueto... todo en su justa medida", dijo Quant en el documental "Mary Quant, Mini Cooper, Minifalda".

(…)

Con su audaz dobladillo corto, la minifalda -que en ese entonces se usaba con zapatos bajos de correa o botas altas con cierre y medias gruesas con colores fuertes- desafió a la sociedad haciendo tambalear los valores conservadores.
"Los hombres de negocios golpeaban la vitrina y gritaban: 'Es obsceno, es desagradable'. Extraordinario, ¿no?", exclamó maravillada Quant en una entrevista con Alexandra Shulman de la revista Vogue británica. Entre sus detractores se contaba nada menos que Coco Chanel, quien tildó a la minifalda de "sencillamente horrenda".

(…)

Para Quant, fueron las chicas en la calle quienes se inventaron la minifalda. Sus clientas hasta le pedían que acortara más sus creaciones. "Todo comenzó en Chelsea (barrio londinense). El ánimo era el de romper las reglas", dijo la diseñadora al diario Sunday Mirror.

(...)

KATYA FOREMAN
“La minifalda: cómo surgió este ícono de la moda y conquistó al mundo”
(BBC, 20.07.14)