30.7.15

hermés

Hace unos días, subimos a nuestra cuenta en Facebook (facebook.com/libretachatarra), una nota publicada en el diario “La Nación” sobre la fabricación de los clásicos pañuelos de seda de la marca Hermés, los llamados carrés. Fabricados desde 1937, se hicieron famosos y son uno de los principales productos de la empresa, demandados por su diseño y confección artesanal.

Buceando en Internet, descubrimos el sitio de la fábrica con un catálogo de los carrés a la venta. Nos gustó armar un post con los diseños que más nos llamaron la atención.

La nota la pueden leer en:

http://www.lanacion.com.ar/1812995-herms-un-dia-en-los-talleres-de-la-tradicional-marca-francesa

Y los diseños pueden verlos en:

http://france.hermes.com/la-maison-des-carres/carres-92.html

hermés
paddock

hermés
hippopolis

hermés
les léopards

hermés
balade en berline

hermés
steeple chase

hermés
tyger tyger

hermés
collections impériales

hermés
les courses

hermés
carré cube

hermés
mélodie chromatique

hermés
serio ludere

29.7.15

un eclipse memorable

open mind

(…)

…la teoría einsteniana contenía una predicción espectacular: la luz también poseía ‘peso’, es decir, debía ser atraída y desviada por los cuerpos celestes». Puesto que la equivalencia entre aceleración y gravedad se extiende a los fenómenos electromagnéticos y la luz es una onda electromagnética, los rayos luminosos deberían curvarse en presencia de un campo gravitatorio. Einstein ya se dio cuenta de que la única forma de verificar experimentalmente su predicción teórica era durante un eclipse total de Sol que permitiría fotografiar una estrella cercana al Sol, sin la presencia de la potente luz solar. Pues bien, el 29 de mayo de 1919 habría un eclipse de Sol total desde algunos puntos de la superficie terrestre, lo que haría posible verificar esta curvatura de los rayos de luz.

El primero en darse cuenta que el eclipse del 29 de mayo de 1919 era una oportunidad única para verificar la teoría de Einstein fue Frank Dyson (1868-1939), astrónomo real británico y director del Royal Greenwich Observatory. El astrónomo británico Arthur Eddington (1882-1944), científico de prestigio, cuáquero devoto, pacifista convencido, director del Cambridge University Observatory y uno de los pocos que en aquellos años entendía la relatividad general de Einstein, publicó en marzo de 1919 en la revista The Observatory el artículo “The total eclipse of 1919 May 29 and the influence of gravitation on light”. En este artículo afirmaba que el eclipse de Sol del 29 de mayo de 1919 sería una oportunidad excepcional para estudiar la influencia del campo gravitatorio del Sol sobre un rayo luminoso proveniente de una estrella y así verificar la predicción de la teoría de la relatividad general de Einstein, publicada en noviembre de 1915. Según esta teoría los rayos luminosos rasantes a la corona solar deberían sufrir una desviación de 1.74 segundos de arco. Eddington también afirmaba que si se pudieran tomar fotografías del eclipse, éstas podrían compararse con las que ya se habían tomado con los telescopios de Greenwich y Oxford, que mostraban las mismas estrellas en sus posiciones reales, sin la posible distorsión debida al campo gravitatorio del Sol. En este artículo Eddington también señalaba que si la gravitación actúa sobre la luz, el momento lineal de un rayo luminoso cambiará gradualmente de dirección debido a la acción de la fuerza gravitatoria, del mismo modo que sucede con la trayectoria de un proyectil. Según la mecánica newtoniana la luz debería sufrir una desviación angular de 0.87 segundos de arco, es decir, la mitad de la desviación predicha por la relatividad general.

Para intentar comprobar la desviación de los rayos de luz por un campo gravitatorio se llevaron a cabo dos expediciones científicas británicas que emulaban a las de Malaspina, Cook y La Pérouse del siglo XVIII, la expedición Challenger y la de Darwin a bordo del Beagle en el siglo XIX o a la expedición británica antártica –conocida como expedición Discovery– de principios del siglo XX en la que participaron figuras como Ernest Shackleton o el malogrado Robert Scott. Estas expediciones fueron organizadas por la Royal Astronomical Society.

Frank Dyson fue el responsable de organizar ambas expediciones y cada una de ellas se dirigió a un lugar próximo al Ecuador terrestre. El eclipse no era visible en Europa y aunque podía observarse como parcial desde la mayor parte de Sudamérica y África, sólo era total si se observaba desde una estrecha franja que desde el océano Pacífico, atravesaba Brasil, el océano Atlántico y el África Ecuatorial hasta el océano Índico. Una expedición encabezada por Charles Davidson, asistente de Dyson en el observatorio de Greenwich, puso rumbo a Sobral, en el estado de Ceará, en la costa noreste de Brasil, y otra encabezada por Arthur Eddington a Isla del Príncipe, entonces perteneciente a Portugal y que hoy forma parte de un pequeño país llamado Santo Tomé y Príncipe, en el Golfo de Guinea, y se estableció en una plantación de cacao en Roça Sundy. Ambas expediciones partieron en marzo de Gran Bretaña, por lo que llegaron con tiempo de sobra a su destino para hacer todos los preparativos necesarios para una correcta observación del eclipse. Éste duró 6 minutos y 51 segundos, uno de los más largos del siglo XX. Durante el eclipse se tomaron un gran número de fotografías de estrellas alrededor de la corona del Sol (que normalmente no se verían a causa de su potente luz) y cuyo posterior estudio necesitó de varios meses. Eddington fue el responsable del análisis de los datos tomados en la Isla del Príncipe, mientras que Dyson lo fue de los de Sobral.

Según la teoría de la relatividad general los rayos de luz que pasan cerca del Sol deben desviarse ligeramente, porque la luz se curva debido al campo gravitatorio del Sol. Este efecto se puede observar experimentalmente sólo durante los eclipses, ya que de lo contrario el brillo del Sol oscurece las estrellas afectadas. Se compararon las posiciones reales y aparentes de unas trece estrellas y la conclusión fue tajante: el análisis de las medidas obtenidas de la desviación de los rayos de luz confirmaba la influencia del campo gravitatorio sobre la luz, tal y como predecía la teoría de Einstein. Se había verificado una de las predicciones teóricas más espectaculares que se haya hecho jamás y además tan sólo cuatro años después de haberse realizado. El físico, matemático y divulgador científico estadounidense Joseph P. McEvoy en su libro Eclipse publicado en 1999 señala que “una nueva teoría del universo, la creación de un judío alemán que trabajaba en Berlín, fue confirmada por un cuáquero inglés en una pequeña isla africana”. Eddington consideró que la verificación experimental de la desviación de un rayo luminoso por el campo gravitatorio del Sol, que ya vislumbró a través de un primer análisis de sus placas fotográficas cuando todavía se encontraba en la Isla del Príncipe, había sido el mejor momento de su vida.

(…)

“Un eclipse para confirmar la Teoría de la Relatividad General”
(open mind, 20.07.15)

28.7.15

pelo a pelo

historias de la historia

De trabajos atípicos, hay que señalar el que llevaban a cabo los esclavos de la Roma Imperial que recibían el nombre de alipilarius. Su especialidad: depilar vellos púbicos de cortesanas y prostitutas.

Las romanas habían heredado el gusto de la depilación púbica de los griegos y los orientales. A fuerza de pinzas y ceras a base de resinas y brea, se seguía el consejo de Aristófanes de tener “el delta bien depilado” como cita en su obra “Lisístrata”. Para esa tarea se disponía de un cuarto especialmente acondicionado para el acto en cuestión, existente aún en los baños públicos de la época.

Juan Eslava Galán en su libro “Historia del sexo en España” recuerda el epigrama subido de tono del poeta Marcial con el que cerramos este post en recuerdo de los esclavos depiladores del Imperio:
¿Por qué te depilas, Ligea, tu viejo coño?
Semejantes exquisiteces están bien en las muchachas,
(...) Si tienes vergüenza, Ligea,
deja de arrancar la barba a un león muerto.
FUENTES:

http://historiasdelahistoria.com/2011/08/03/%C2%BFque-harias-si-tu-hijo-te-dice-que-quiere-ser-alipilarius

http://suite101.net/article/historias-sexuales-de-la-historia-a13799#.VbfF7eEgrGA

http://daleclicnica.com/cavernicolas-romanos-egipcios-depilaban-el-vello-pubico/

https://espanol.free-ebooks.net/ebook/Historia-del-Sexo-en-Espana/pdf?dl&preview

27.7.15

ojo chatarra: mucha mucha

En el tablero Ojo Chatarra de nuestra cuenta en Pinterest (http://www.pinterest.com/libretachatarra) tenemos predilección por las obras de Alfons Maria Mucha, un pintor nacido en Moravia, exquisito dibujante y autor de carteles y posters en la época del Art Nouveau. Vale juntar una picadita de pines de este artista.

 photo ojo_chatarra54_90_zpsby9bu3qp.jpg
Mucha's Night Sky 1 Inspired by Mucha's Night Sky Glass on wood 2 ft x 6ft Kathleen Coyle Keswick Ont #Art #beautiful #Sanat
flickr por Emerald Dragon (Kathleen)
decornow.net


 photo ojo_chatarra54_96_zpsfcdndesh.jpg
"Lead Us Not Into Temptation But Deliver Us From Evil" by Alphonse Mucha (1899, lithograph).
pigtailsinpaint.com


 photo ojo_chatarra54_98_zpsnjjezje5.jpg
Alfons Maria Mucha, known in English and French as Alphonse Mucha, was a Czech Art Nouveau painter and decorative artist, known best for his distinct style. He produced many paintings, illustrations, advertisements, postcards, and designs. Most of his work was created in France. Wikipedia
vandashop.com


 photo ojo_chatarra54_94_zpsdwksuxqy.jpg
Alphonse Mucha
por hauk sven
warburg.chaa-unicamp.com.br


 photo ojo_chatarra54_93_zpssfs8maij.jpg
Spring Alphonse Mucha-1899
illusionsgallery.com


 photo ojo_chatarra54_97_zpsayk85klv.jpg
Winter - Alphonse Mucha
manualidades.facilisimo.com


 photo ojo_chatarra54_91_zps4iskwmlo.jpg
Alphonse Mucha
wikiart.org


 photo ojo_chatarra54_99_zpsv3zov6ib.jpg
Alphonse Mucha
ebay.com


 photo ojo_chatarra54_92_zpseemjna97.jpg
Mucha
tuckdb.org


 photo ojo_chatarra54_101_zpsiir42tnj.jpg
mucha art nouveau, I love his work, its all over Prague to see in many places =)
null-entropy.com


 photo ojo_chatarra54_95_zpsoexi1vla.jpg
Spring Night (c. 1910) - Alphonse Mucha
por RasMarley
marejadilla.tumblr.com


 photo ojo_chatarra54_100_zpsijp1jvj2.jpg
Alphonse Mucha | Austria - 1899.
manualidades.facilisimo.com

25.7.15

algo de oasis


stand by me


wonderwall


stop crying your heart out


don't look back in anger


little by little

24.7.15

números romanos

wikipedia

¿De dónde salieron los números romanos? ¿Cuál fue la inspiración para ese sistema de notación numérica? Aparentemente, los romanos lo tomaron de los etruscos que tenían un sistema de notación propia que derivó, seguramente, de las muescas talladas en palos y huesos, usados para contar y que siguieron usándose entre los pueblos dálmata e italianos hasta el siglo XIX.

La leyenda popular sugería que la V era una mano abierta (para representar el cinco) y que dos manos abiertas juntas hacían un diez y dos V superpuestas para formar la X. Pero no parece ser más que una leyenda posterior. En realidad, lo más natural era que evolucionara de las mencionadas tallas. La I no sería una “i”, si no una muesca tallada en la vara. Cada cinco muescas, se haría una muesca doble, para reseñar las cinco unidades: quedaría algo similar a una V invertida: . A la décima muesca, tachaban la muesca para reseñar el diez, dando algo muy parecido a una X.

De esta manera, se terminaría generando un sistema de conteo relacionado con el orden de la muescas: IIIIΛIIIIXIIIIΛIIIIXII. De ahí, a abreviar un ocho como ΛIIII hay un paso. Y el otro es escribirlo VIII. También, el cuatro estaba señalado con la muesca anterior al símbolo de cinco: IV.

Del mismo modo, cuando se llegaba a la décima V o X se agregaba una marca extra y eso dio lugar a otro tipo de símbolo. Por ejemplo, para cincuenta, el símbolo más frecuentemente utilizado era una V con una muesca encima: que evolucionó, al escribirse, en esta forma en los tiempos del Emperador Augusto y luego se terminó asemejando a una L por su parecido.

La evolución del cien fue similar: Ж (la X tachada) o >I< o de ahí a ƆIC. De tanto copiarla, se terminó simplificando en Ɔ o, más sencillamente, C, asimilándola a la letra existente.

Así fueron formándose los números romanos y la existencia del Imperio lo difundió en su zona de influencia. Los números romanos fueron útiles para las sumas y restas, no tanto para la multiplicación y la división, por lo que finalmente, los números arábigos se terminaron imponiendo en el mundo.

Hay una versión alternativa al origen de los números romanos, dada por Alfred Hooper en un libro de 1945. Él indicaba que surgieron de contar los dedos. I, II, III, IIII eran los dedos de la mano alzados; V era la representación de la mano alzada, el pulgar separado de los otros cuatro dedos juntos; los números del 6 al 10 surgían de señalar con las dos manos: una V unida a I, II, III, IIII. La X nace de cruzar los pulgares o los dos brazos.

FUENTES:

http://es.wikipedia.org/wiki/Numeración_romana

http://historiasdelahistoria.com/2008/11/17/curiosidades-de-los-numeros-romanos

http://www.numerosromanos.com.mx/

23.7.15

canción

Ve y coge una estrella fugaz;
fecunda a la raíz de mandrágora;
dime dónde está el pasado,
o quién hendió la pezuña del diablo;
enséñame a oír cómo canta la sirena,
a apartar el aguijón de la envidia,
y descubre
cual es el viento
que impulsa a una mente honesta.

Si para extrañas visiones naciste,
vete a mirar lo invisible;
diez mil días cabalga, con sus noches,
hasta que los años nieven cabellos blancos sobre ti.
A tu regreso tú me contarás
los extraños prodigios que te acontecieron.
Y jurarás
que en ningún lugar
vive mujer hermosa y verdadera.

Si la encuentras, dímelo,
¡dulce peregrinación sería!
Pero no, porque no iría,
aunque fuera justo al lado;
aunque fiel, al encontrarla,
y hasta al escribir la carta,
sin embargo,
antes que fuera,
infiel con dos, o tres, fuera.

JOHN DONNE
Versión de Purificación Ribes
fuente: http://amediavoz.com/donne.htm#CANCIÓN