30.8.16

historia del velo

ñ

(…)

En su estudio Comment le voile est devenu musulman (Cómo el velo se convirtió en musulmán), el profesor de estética francés Bruno-Nassim Aboudrar reúne las fuentes y costumbres sobre el velo en Oriente medio, previo a la llegada del cristianismo y luego del surgimiento de Mahoma.

(…)

El origen del velo se funde en la vecindad híbrida del Mediterráneo. Parafraseando a Borges, no llevan velo las mujeres del Antiguo Testamento. En el “Génesis” Rebeca se cubre la cabeza ante la presencia de su prometido, Isaac, señal de que no lo llevó en toda la caravana rumbo a Canaán. En la Biblia el pañuelo liviano de cabeza no era obligatorio y se usaba para afrontar la intemperie en invierno. En el mundo judaico era una prenda más, que activaba su carácter simbólico en el rito nupcial.

Sin embargo, en la Roma imperial sí lo llevaban las Vestales, vírgenes de origen patricio, consagradas a servir por 30 años en el templo de Vesta, diosa del hogar. Era uno de los rituales más antiguos y se mantuvo casi hasta fines del siglo IV d.C., cuando el imperio romano ya estaba plenamente cristianizado. Rosine Lambin, en Le voile des femmes, postula que San Pablo toma la mujer velada del politeísmo romano, en favor de una idea monástica de virginidad: la renuncia sexual se impone muy temprano como dogma en el cristianismo.

Es San Pablo, el fundador de la doctrina, quien aconseja que la mujer se cubra la cabeza en su “Primera Carta a los Corintios”. Leemos: “la mujer que ora con la cabeza descubierta deshonra a su cabeza, como si estuviera rapada./ Si una mujer no se cubre con el velo, pues que se rape. Pero si es deshonroso para ella cortarse el pelo o raparse, entonces que lleve el velo.” La fundamentación lo vincula a su rango subalterno entre las personas: “El hombre no debe cubrirse la cabeza porque él es la imagen y el reflejo de Dios, mientras que la mujer es el reflejo del hombre.” La traducción de estos dictámenes paulinos, escritos en griego, motivó décadas de disputa. Inspirándose en ellos, Tertuliano retoma el velo para estabilizar una interpretación: debe cubrir sobre todo la nuca, a la manera del collado en los animales. Nacido hacia el 160 en Cartago, hoy Túnez, y luego ciudadano de Roma, es el primer teólogo africano. En su tratado El velo de las vírgenes, amplía el sentido rigorista de la Carta de San Pablo y precisa el valor simbólico del velo. Recomienda que la mujer abrace una virginidad íntegra y espiritual (cubrirse por entero “para exhibir su verdad solo ante Dios”). A diferencia del apóstol, sostiene Aboudrar, lo que subyace a esa nueva normativa es “impedir la visión, convertir el pudor de la vestimenta sencilla en una norma inderogable. Pero confiere al velo la función simbólica del yugo.” Existen pocos testimonios sobre la mujer árabe antes de la llegada de Mahoma (570-632 d.C.). Tertuliano cita a “las mujeres paganas de Arabia” (“que no se cubren la cabeza sino toda la cara al punto de que a través del único ojo libre, se contentan con emplear la mitad de la luz antes que prostituir sus rostros: la mujer prefiere ver a ser vista”).

El Corán no atribuye al velo la marca del sometimiento; se limita a dos menciones tenues. Pensemos en ese mundo de campesinas, que se cubrían por motivos de higiene. Era habitual llevar el pañuelo bien ajustado a la nuca. El Corán recomienda que la mujer lo desate, que “se cubra el busto con un velo” ante los extraños, y que solo exhiba sus encantos a su marido: este primitivo hiyab consiste en dejar caer las dos puntas de la prenda.

Los segundos versículos de referencia, en la sura 33, comentan la sociabilidad. “¡Oh, Profeta! Di a tus esposas, a tus hijas/ y a las esposas de los creyentes/ que se cubran con el velo/ será el mejor modo de distinguirlas de las otras/ y evitar que sufran ofensas”. Según el filósofo, se trata de una preceptiva civil; “en este caso el velo no funciona como una rica y compleja expresión simbólica de la sumisión de la mujer, sino que señala de modo pragmático el rango social y cómo evitar los avances masculinos”.

MATILDE SANCHEZ
“Los orígenes del velo”
(ñ, 26.08.16)

29.8.16

ojo chatarra: lluvia de estrellas de celuloide

Imágenes de figuras de la cinematografía mundial, en el tablero Cine de nuestra cuenta en Pinterest:

https://es.pinterest.com/libretachatarra

ojo chatarra
Clint Eastwood feeding a squirrel
bestsoylatte.blogspot.com


ojo chatarra
Robin Williams.Descanse en paz.
tumblr.com


ojo chatarra
Demi Moore by Annie Leibovitz
alafoto.com


ojo chatarra
Buster Keaton by Sid Avery, 1964
Guardado desde twitter.com


ojo chatarra
Charlie Chaplin (W. Eugene Smith. 1952)
Guardado desde electronicsquid.tumblr.com


ojo chatarra
Marilyn Monroe - The Last Sitting - June 1962 for Vogue by…
Guardado desde somentecoisaslegais.com.br


ojo chatarra
Peter Lorre, 1936

ojo chatarra
80s TV - Buck Rogers in the 25th Century

Guardado desde squidoo.com


ojo chatarra
4 generations: Whoopi Goldberg, her mother, daughter and…
Guardado desde afro-art-chick.tumblr.com


ojo chatarra
Louise Brooks by Alfred Cheney Johnston- Ziegfeld Follies…
Guardado desde grandma-did.tumblr.com


ojo chatarra
james dean
Guardado desde everyday-i-show.livejournal.co


ojo chatarra
Marlene Dietrich
Guardado desde flickr.com

27.8.16

algo de creedence clearwater revival


have you ever seen the rain?


down on the corner


fortunate son


travelin band


susie q


midnight special

26.8.16

traductor ocasional

(...)

El más osado y enigmático de todos los traductores argentinos fue, contra todo, José Salas Subirat, el primero que vertió al español el Ulises, la novela que James Joyce publicó en 1922, se convirtió en sinónimo de vanguardia y nadie se atrevía a versionar en su totalidad. Lo notable de Salas Subirat, que dio a conocer sorpresivamente su trabajo en 1945 en Santiago Rueda Editor, era su múltiple condición de outsider. Poco y nada se sabía de él en el ámbito literario. Se había embarcado en el proyecto -según anunciaba en una nota introductoria- para mejor entender esa novela, notoria por sus dificultades, sin tener conocimientos óptimos del inglés mientras continuaba su carrera como empleado en una compañía de seguros. Durante décadas, hasta que el poeta español José María Valverde publicó su interpretación peninsular del texto, fue la única manera de acceder a la obra más influyente de la literatura del siglo XX. El abnegado trabajo de Salas Subirat recibió numerosos reparos (algunos errores, decisiones dudosas, poca atención a las palabras compuestas del estilo joyceano) y tardíos reconocimientos, como el de Juan José Saer, que reivindicó "la materia viviente del habla" que se reflejaba en su interpretación. El traductor, a pesar de que se conocieran de él datos sueltos, quedó reducido a un simple nombre.

Pero ¿quién era, en suma? En su reciente El traductor del Ulises, Lucas Petersen se lanzó a explorar la vida y las motivaciones que podría haber tenido el traductor para acometer su empresa y, al mismo tiempo, presentar el panorama de una época, su entramado cultural, que es lo que reclama toda biografía que se precie. En su minuciosa reconstrucción, el autor, que tuvo acceso a los papeles de su biografiado (y a las ediciones de la obra de Joyce con que trabajó), nos presenta la vida de alguien corriente, un hombre común “que se introduce con desparpajo en un coto del que los hombres comunes están excluidos”. Como tantos de su generación (nació en 1900, murió en 1975), Salas tenía una inquebrantable vocación autodidacta, convencido de que la cultura era una variante del progreso personal. La traducción del Ulises por la que se lo recuerda fue apenas una de las tantas actividades a las que se consagró. Frecuentó al grupo de Boedo, publicó algunos libros, pero después de entregarle a Santiago Rueda su famosa versión apenas tradujo nada más. Se dedicó a redactar libros de superación personal y una multitud de manuales, al parecer fundamentales, sobre su especialidad: el mundo de los seguros. Al final de su vida, después de un paso laboral por Venezuela, tuvo alguna incursión como columnista televisivo ("sobre relaciones humanas y relaciones públicas") y se dedicó al dibujo y a la pintura. Aunque lanzó una versión parcialmente revisada del Ulises en 1952, Salas Subirat no parecía tener tiempo para dejarse abatir por las críticas. Era un traductor vocacional, un pionero. No deja de ser un triunfo, de todas maneras, que, a pesar de sus defectos insalvables y de que existan versiones más aggiornadas, todavía se vuelva a él, como si hubiera tocado, en su esfuerzo, algún nervio secreto del idioma.

PEDRO B. REY
“Últimas noticias de un traductor vocacional”
(la nación, 17.08.16)

25.8.16

el riesgo de minimizar la anarquía

(...)

Por ejemplo, si usted es un urbanista a cargo de la gestión del tránsito, existen dos maneras en las que puede ocuparse de los flujos de tránsito de su ciudad. Por lo general, una estrategia centralizada y vertical -que abarque a todo el sistema, identifique cuellos de botella y haga cambios para eliminarlos- será más eficiente que simplemente dejar que los conductores individuales tomen sus propias decisiones sobre la marcha, con la presunción de que estas elecciones, además, conducirán a un resultado aceptable. La primera estrategia reduce el costo de la anarquía y hace un mejor uso de toda la información disponible.

El mundo hoy está inundado de datos. En 2015, la humanidad produjo tanta información como la que se había generado en todos los años previos de la civilización humana. Cada vez que enviamos un mensaje, hacemos una llamada o realizamos una transacción, dejamos rastros digitales. Nos estamos acercando aceleradamente a lo que el escritor italiano Italo Calvino proféticamente llamó la “memoria del mundo”: una copia digital completa de nuestro universo físico.

En la medida que Internet vaya expandiéndose a nuevos ámbitos del espacio físico a través de la Internet de las cosas, el precio de la anarquía se convertirá en una métrica crucial en nuestra sociedad, y la tentación de eliminarlo con el poder del análisis de grandes volúmenes de datos se volverá más fuerte.

Abundan los ejemplos. Consideremos la acción familiar de comprar un libro online a través de Amazon. Amazon tiene una montaña de información sobre todos sus usuarios -desde sus perfiles y sus historiales de búsqueda hasta las oraciones que resaltan en sus libros electrónicos- que utiliza para predecir lo que ellos podrían querer comprar la próxima vez. Como en todas las formas de inteligencia artificial centralizada, los patrones anteriores se usan para predecir patrones futuros. Amazon puede ver los diez últimos libros que compramos y, cada vez con más precisión, sugerir lo que podríamos querer leer a continuación.

Pero aquí deberíamos considerar qué es lo que se pierde cuando reducimos el nivel de anarquía. El libro que resultaría la mejor lectura después de los diez anteriores no es un libro que encaja prolijamente en un patrón establecido, sino más bien un libro que sorprende o nos desafía a ver el mundo de una manera diferente.

(…)

Lo que es válido para la compra de libros también es válido para muchos otros sistemas que se están digitalizando, como nuestras ciudades y sociedades. Los sistemas municipales centralizados hoy utilizan algoritmos para monitorear la infraestructura urbana, desde los semáforos y el uso del subterráneo hasta la eliminación de residuos y el suministro de energía. Muchos alcaldes en el mundo están fascinados con la idea de una sala de control central, como el centro de operaciones diseñado por IBM en Río de Janeiro, donde las autoridades de la ciudad pueden responder a información fresca en tiempo real.

Pero cuando los algoritmos centralizados llegan a controlar cada faceta de la sociedad, la tecnocracia impulsada por los datos amenaza con imponerse a la innovación y la democracia. Esto debería evitarse a toda costa. La toma de decisiones descentralizada es crucial para el enriquecimiento de la sociedad. La optimización impulsada por los datos, por el contrario, extrae soluciones a partir de un paradigma predeterminado que, en su forma actual, suele excluir las ideas transformacionales o contradictorias que hacen avanzar a la humanidad.

Una cierta dosis de aleatoriedad en nuestra vida permite que surjan nuevas ideas o modos de pensar que, de otra manera, nunca aparecerían. Y, en una escala macro, esto es necesario para la vida misma. Si la naturaleza hubiera utilizado algoritmos predictivos que impidieran la mutación aleatoria en la replicación del ADN, probablemente nuestro planeta todavía estaría en la etapa de un organismo unicelular muy optimizado.

La toma de decisiones descentralizada puede crear sinergias entre la inteligencia humana y la inteligencia artificial mediante procesos de co-evolución natural y artificial. La inteligencia distribuida a veces podría reducir la eficiencia en el corto plazo, pero en definitiva conducirá a una sociedad más creativa, diversa y resiliente. El precio de la anarquía es un precio que vale la pena pagar si queremos preservar la innovación a través del hallazgo fortuito.

CARLO RATTI y DIRK HELBING
“El peligro oculto de los grandes volúmenes de datos”
(foco económico, 24.08.16)

24.8.16

dinastías

JAPÓN
wikipedia
ESCUDO

El símbolo tradicional del Emperador de Japón es el crisantemo de color amarillo, cuyo significado es el de la longevidad y el de rejuvenecimiento.

DINASTÍA

El actual Emperador Akihito es el representante de la dinastía reinante más antigua del planeta: la Yamato. Esta comenzó, según la tradición japonesa, en el año 660 a. C. cuando Jinmu -descendiente supuestamente de la mismísima diosa del Sol Amaterasu- ascendió hasta el trono de Japón. Con todo, su vida está rodeada de mitología, pues la leyenda afirma que vivió más de 100 años. Después de él se sucedieron hasta otros 13 líderes que, aunque están reconocidos como parte de la estirpe nipona, fueron más legendarios que reales.

El siguiente (el decimoquinto, llamado Ojin) fue el primero totalmente histórico y vivió entre los siglos III y IV. Con el paso de los años, el miembro de esta familia que más destacó fue Hirohito. Este cobró gran importancia en la Segunda Guerra Mundial porque fue el primero en considerar que los Emperadores japoneses no eran dioses que habían adquirido forma humana (como hasta ese momento se afirmaba), sino meros hombres.


MÓNACO

wikipedia
ESCUDO

El escudo de la Casa Grimaldi cuenta con dos monjes armados con espadas. Figuras que recuerdan la forma en la que se fundó la dinastía

DINASTÍA

La Casa regente actualmente en Mónaco es la Grimaldi, al frente de la cual se encuentra Alberto II. Aunque tiene el título de Príncipe debido a que dirige un Principado, es el jefe de Estado de la región. Su dinastía se remonta hasta el siglo XIII y comenzó a forjarse en el año 1271. Fue entonces cuando los Grimaldi, que habían combatido por el bando güelfo (partidario del poder papal) en la guerra de Génova, fueron expulsados de sus tierras por los gibelinos (aquellos que apoyaban al emperador).

Para vengarse, Francesco (el que sería considerado a la postre el fundador de la dinastía) decidió atacar con un pequeño ejército la fortaleza más destacada de Mónaco, «La Roca». Lo hizo el 8 de enero de 1297, y de una forma curiosa: disfrazándose con sus hombres de monjes franciscanos para no levantar sospechas hasta que estuvieron lo bastante cerca del enemigo como para sacar las armas. Su conquista, y posterior asentamiento en la zona, le hacen ser considerado el primero del linaje. Carlos I sería el fundador del Principado años después.

BRUNEI

wikipedia

ESCUDO

El escudo personal del sultán de Brunei está formado por una media luna (la cual representa el Islam) de color verde (un color que ha sido asociado siempre a esta religión) y un parasol y una corona (ambos, símbolos regios y de poder).

DINASTÍA

Brunei es un pequeño país que, por su situación y su escaso tamaño (unos 6.000 kilómetros cuadrados) suele ser pasado por alto en los informativos. Sin embargo, cuenta con una extensa historia y una monarquía con más de 600 años de antigüedad. Los primeros datos que se tienen sobre la zona los obtenemos de fuentes chinas. Estas nos dicen que era un territorio pujante económicamente y que ocupaba una buena parte de la isla de Borneo. También afirman que logró atesorar cierta fortuna gracias a la venta de especias, madera y productos exóticos. Su primer sultán fue Muhammad Sha, quien gobernó la región en el siglo XV después de abrazar el Islam.

Según su gobierno, con él empezó una línea dinástica que continúa hoy y que puede enorgullecerse de ser una de las más antiguas que ha reinado de forma ininterrumpida. Los sultanes de Brunei alcanzaron su máximo poder en los siglos XV y XVI, cuando controlaron la totalidad de Borneo y parte de Filipinas. Esa fue también la época en la que llegaron los primeros exploradores europeos (portugueses y españoles).

(…)


ESPAÑA

wikipedia

SÍMBOLOS

En sus escudos destaca la Flor de Lis, herencia de su rama francesa. El símbolo tiene su origen en el período medieval y, habitualmente, se asocia a la luz y a la purificación.

DINASTÍA

El origen remoto de la dinastía Borbón se encuentra en el siglo X, Sin embargo, el primer de sus miembros que subió a un trono fue Enrique IV, quien se convirtió en rey de Francia en el año 1589 y, anteriormente, había sido soberano de Navarra. Un siglo después, llegarían a España.

«Empeora el Rey Católico. Me dicen que parece un cadáver». Este fue el mensaje que envió, el 26 de septiembre de 1700, el embajador francés en la Península al rey galo Luis XVI. Aquellas palabras corroboraban una noticia que ya sabía media Europa: que el monarca español Carlos II iba a morir, y lo haría sin descendencia. A partir de ese momento comenzó una lucha política entre varias dinastías emparentadas con él para lograr que este les diera su regia bendición para ocupar el trono de España. Al final, la victoria fue para la casa Borbón. Y el elegido, Felipe V (nieto de Luis XIV). Tras el nombramiento, lo primero que le dijo el Rey Sol al nuevo líder fue lo siguiente: «Vais a reinar, señor, en la monarquía más vasta del mundo y a dictar leyes a un pueblo esforzado y generoso, célebre en todos los tiempos por su honor y lealtad».

(…)

LIECHTENSTEIN

wikipedia

ESCUDO

El escudo está formado por los símbolos de los territorios que han tenido alguna relación con la región a lo largo de su historia y por emblemas nacionales

DINASTÍA

El Principado de Liechtenstein (de apenas 160 kilómetros cuadrados) cuenta a día de hoy con una de las familias reales más ricas de Europa. Al frente de la dinastía Liechtenstein (del mismo nombre que el país) se encuentra Juan Adán II. Al menos oficialmente, ya que desde el año 2004 ejerce como príncipe regente su hijo. El origen de la familia se encuentra, según varios expertos como Stuart W. Pyhrr, en Carlos I (más conocido como Karl von Liechtenstein). Este hombre fue un político y militar destacado que, por su lealtad a los Habsburgo, recibió el título de Príncipe Heredero de esta región en la primera mitad del siglo XVII. Posteriormente, en 1699, el príncipe Johann Adam compró la señoría de Schellenberg y, en 1712, el condado de Vaduz. El emperador Carlos VI decretó en 1719 que ambas zonas fueran unidas para crear un principado con el nombre de Liechtenstein.

MARRUECOS

wikipedia

ESCUDO

Las principales características del escudo de esta dinastía es que cuenta con 15 rayos de color oro sobre un fondo azul. A su vez, se puede apreciar en él una estrella de cinco puntas de tono verde (el característico del Islam). Todo ello, adornado con perlas.

DINASTÍA

La dinastía presente en Marruecos es la Alauí, la cual está representada actualmente por el monarca Mohamed VI (en el poder desde 1999). Su estirpe es una de las más antiguas, aunque sus orígenes son debatidos. La doctora Maria Katjia Torres afirma en su obra «50 años del reino de Marruecos» que, aunque el linaje de esta familia se remonta hasta Hassan («hijo de Alí y nieto de Mahoma»), quien de verdad la fundó fue Mulay Alí Al-Sharif en 1631 (el primer jefe político de lo que hoy consideramos el Estado de Marruecos). Con todo, fue su hijo Maulay Muhammad quien logró unificar el país y convertirse en un reconocido líder militar.

Así lo atestigua el que, en su busca de un acceso al Mediterráneo, llegase a poner en jaque a los turcos de la vecina Orán. No obstante, algunos historiadores consideran que el verdadero creador de este linaje fue el hermano de Maulay Muhammad, Maulay Al-Rachid. Y es que, este logró vencer al primero en batalla y tomar el poder a mediados del siglo XVII. La decadencia de esta monarquía se vivió en el XIX, cuando Maulay Abd Al-Aziz permitió que el país se convirtiese en la moneda de cambio de las grandes potencias, muchas las cuales desembarcaron en la región buscando conquistarla.

INGLATERRA

wikipedia

ESCUDO

Su escudo cuenta con multitud de similitudes con el de la dinastía Hannover (de la que provienen los Windsor). Está formado por símbolos que rememoran a Inglaterra, Escocia e Irlanda del Norte. Cuenta, además, con el característico unicornio.

DINASTÍA

A día de hoy parece no haber nadie más inglés que la reina Isabel II. Sin embargo, la familia a la que pertenece esta monarca (la Windsor) tiene realmente origen alemán. Su estirpe se remonta hasta el año 1714, cuando ascendió al trono Jorge I, de la dinastía Hannover (la cual procedía de Suabia y Baviera). Curiosamente, este monarca no sabía hablar demasiado bien el idioma local y no quería aceptar el trono en sus inicios. Sin embargo, finalmente se puso la corona a sabiendas de que, de esta forma, los territorios que dominaba saldrían fortalecidos.

La línea sucesoria siguió con este apellido hasta que una de sus descendientes, Victoria I (quien reinó entre 1837 y 1901), contrajo matrimonio con Alberto de Sajonia–Coburgo-Gotha. El resultado fue la unión en Hannover-Sajonia-Coburgo-Gotha. Así siguió hasta 1917 cuando, durante la IGM, Jorge V decidió eliminar todo rastro de sus orígenes germanos por el odio que se había generalizado contra Alemania. ¿Cómo lo hizo? Modificando su apellido. El nombre que eligió fue Windsor por ser el lugar donde se levantaba el palacio real.

ARABIA SAUDÍ

wikipedia

ESCUDO

La insignia está formada por dos espadas de características musulmanas, además de por una palmera del clásico color verde asociado al Islam.

DINASTÍA

Salmán bin Abdulaziz. Ese es el nombre del rey de Arabia Saudí y actual líder de la Casa de Saud, la dinastía que lleva casi tres siglos dominando este país. El fundador de esta estirpe fue Muhammad bin Saud, en sus inicios un emir de Al Diriya. En aquella región, este líder político y militar entrelazó su destino con el del popular religioso suní Muhammad bin Abd al-Wahab (quien abogaba por volver al Islam más tradicional). Tras expandirse militarmente y unificar los clanes de Arabia, ambos sellaron su pacto bajo juramente en 1744 que dio lugar al comienzo del Primer Estado Saudí. Por si eso fuera poco, el destino de ambos quedó más unido todavía cuando se casaron sus respectivos hijos.


PAÍSES BAJOS

wikipedia

ESCUDO

Su escudo mezcla los leones (símbolo de la casa Nassau) con la espada y la flecha (armas que representan a las Provincias Unidas). Además, se puede leer «Je maintiendrai» («Yo mantendré»), lema de la familia.

DINASTÍA

De forma oficial, el origen de la dinastía Orange-Nassau -a la que pertenece el actual rey Guillermo Alejandro- se remonta al año 1815, cuando fue alumbrado como tal el Reino de los Países Bajos. Sin embargo, la realidad es que esta familia tiene muchos más siglos de antigüedad. Su nacimiento se produjo con Guillermo I, más conocido como el «Taciturno» por el silencio que solía mantener en los Consejos de Estado. Este noble, también de la casa Orange-Nassau y conocido por su extravagancia, se hizo famoso por dirigir la rebelión holandesa contra la dominación española de la región (materializada por los soldados de Felipe II).

Varios miembros de su familia participaron en la guerra y, posteriormente, también como estatúderes (políticos regionales) de las Provincias Unidas de los Países Bajos (una unión de los territorios ubicados al norte de la zona). En 1815 la situación cambió radicalmente tras la derrota de Napoleón. Después de que parte de las comarcas fueran cedidas al hermano del «Pequeño corso» durante la contienda, el Congreso de Viena proclamó que Holanda era una monarquía y que su legítimo monarca debía ser de la casa Orange-Nassau. El elegido para subir al trono fue Guillermo I, quien gobernó hasta 1840. De dicha línea proviene el actual rey, que adquirió la corona en 2013 tras la abdicación de su madre, la reina Beatriz.


SUECÍA

wikipedia

ESCUDO

Esta dinastía fue fundada por el general Bernadotte y, debido a ello, cuenta en su escudo con un puente y un águila. Estos son elementos de la heráldica tradicional de Pontecorvo, pueblo del que este militar fue hecho príncipe por Napoleón

DINASTÍA

«Muerte a los reyes y a los tiranos». Esta es la curiosa frase que tenía tatuada en el pecho el monarca que inauguró la dinastía Bernadotte, la cual sigue todavía gobernando en Suecia de manos de Carlos XVI Gustavo. La razón de ser de esta declaración de intenciones era que, antes de ascender al trono, Charles Jean Baptiste Jules Bernadotte había sido uno de los generales más destacados de Napoleón Bonaparte y había combatido del lado jacobino (uno de los más radicales) en la Revolución Francesa. Tras luchar en batallas como la de Austerlitz o Wagram (donde se llevó una buena reprimenda del «Pequeño corso» por retirarse sin permiso) este oficial se estableció en Suecia donde, según parece, cayó en gracia al rey Carlos XIII.

Este acabó nombrándole príncipe heredero en 1810 después de exigirle que renunciara al catolicismo y adoptara el protestantismo como religión. La ruptura con su antiguo emperador se materializó cuando entró junto a los aliados en París. Tras la muerte de Carlos asumió la corona como rey del país con el nombre de Carlos XIV Juan a pesar de que no se le daba demasiado bien el idioma local. Casado con una antigua amante de Napoleón (Desirée Clary) estableció una línea sucesoria que ha llegado hasta hoy con Carlos XVI Gustavo (quien subió al trono en 1973).

QATAR

wikipedia

ESCUDO

Históricamente, Qatar está asociado a símbolos como las dos cimitarras (un tipo de espada que proviene de Oriente Medio) y las hojas de palma.

DINASTÍA

La dinastía de emires que actualmente controla el Estado de Qatar es la Al Thani. Sin embargo, antes de ellos dominaban la región los Al Khalifah, procedentes de Kuwait. Esta familia tuvo que hacer frente a varios enemigos e, incluso, a la misma población del país en 1867 fcuando esta se sublevó y trató de arrebatarles el poder. Aunque en principio lograron resistir estos envites, los Al Khalifah terminaron sucumbiendo ante el poder de los ingleses. Y es que estos, escudándose en la necesidad de luchar contra la piratería presente en la zona desde hacía décadas, usaron las armas para hacer ascender al trono a los Al Thani.

Dicha dinastía había estado presente en la región desde el siglo XVIII, cuando sus miembros llegaron al sur de Nejd (en la península arábiga). El primer emir de esta estirpe fue Muhammad bin Thani, quien firmó un tratado en septiembre de 1868 con el Coronel Lewis Pelly reconociendo la independencia oficial de Qatar. A partir de entonces, los gobernantes comenzaron un curioso juego político: en 1916 firmaron un tratado con Gran Bretaña por el que la región se convirtió en protectorado británico. Así, hasta que en 1971 consiguieron la independencia del país. A día de hoy, esta dinastía está representada con Tamim bin Hamad, en el poder desde 2013.

MANUEL P. VILLATORO
“La infame traición con la que los Grimaldi conquistaron la fortaleza de «La Roca» y crearon su propia dinastía”
(abc, 14.08.16)

23.8.16

la leyenda de la estatua de san martín

infobae

(…)

El 24 de octubre de 1909 se inauguró un monumento ecuestre del General de San Martín en Boulogne Sur-Mer. Fue el primero emplazado en su honor en toda Europa. Unas 10 mil personas asistieron a la ceremonia, que comenzó exactamente a las tres de la tarde.

Para esa ocasión, Argentina envió una flota naval compuesta por la Fragata Sarmiento, las cañoneras Paraná y Rosario, y el barco de transporte La Pampa, que trasladó materiales, un escuadrón de granaderos, un destacamento de fusileros de la Marina, y a varias personalidades civiles y militares invitadas. También llevó caballos que se quedaron en Francia, ya que fueron donados al Ejército galo, que aún hoy cría a sus descendientes.

El soldado argentino conscripto Juan Rabufi protagonizó el episodio más triste de la ocasión: contrajo una neumonía por la que debió ser hospitalizado y falleció dos semanas después, el 9 de noviembre. Sus restos fueron repatriados por la Fragata Libertad en 1967 y descansan en su pueblo natal, Castilla, en el partido bonaerense de Chacabuco.

(…)

Lo que siguió dio lugar a una leyenda: la ciudad fue bombardeada en las dos guerras mundiales, pero el monumento apenas fue afectado por unas esquirlas.

Por su posición estratégica cercana al canal de La Mancha y próxima al puerto de Calais, durante la Segunda Guerra Mundial, Boulogne-sur-Mer fue ocupada por los alemanes. Soportó 487 bombardeos aéreos y gran cantidad de ataques navales; desaparecieron barrios enteros, como los de Capécure, Ave María y Saint-Pierre, indudablemente el más castigado y próximo a la estatua del Libertador.

El Día D, el 6 de junio de 1944, los aliados desembarcaron en Normandía para comenzar la liberación de Europa desde Francia. Fue la mayor invasión por mar de un país en toda la historia: unos 250 mil soldados llegaron al norte de Francia con el objetivo de abrir un camino hasta el corazón del Tercer Reich.

Nueve días más tarde, durante la noche del 15 de junio de 1944, unos 300 aviones arrojaron 1.200 toneladas de proyectiles sobre Boulogne-sur-Mer, con epicentro en la base de submarinos instalada a 200 metros de la estatua de San Martín.

Como el objetivo estaba fuertemente defendido, el ataque se efectuó desde una gran altura, lo que explica que en los alrededores de la base, a una y otra margen del río, la destrucción resultó completa: el barrio Saint-Pierre dejó de existir, los hoteles y construcciones de la calle Saint-Beuve desaparecieron. La hecatombe bélica los había dejado en el recuerdo.

En cada ataque cayeron centenares de casas y edificios. Pero del remolino dantesco de polvo, fuego y humo, sólo una cosa surgió serenamente enhiesta, magníficamente segura, como si estuviera indiferente a tanta locura: la estatua del general San Martín.

Parece imposible explicar por qué quedó en pie. Apenas se lo cubrió con bolsas de arena, porque en Europa -a pesar de la guerra- se trató de preservar los monumentos, y evitar que se hicieran casquillos con el bronce. Aun así, no parece científicamente factible.

Como la razón no puede describir el fenómeno, la explicación que dan en la Ciudad es que "hubo una mano superior que desvió la bomba destructora" o que "ha habido una voluntad que quiso revelarse por el signo cierto de un amparo a todas luces imposible".

(…)

ALICIA PANERO
“La leyenda de la estatua de San Martín en Boulogne-sur-Mer”
(infobae, 17.08.16)