24.6.11

frases de “Los agentes del destino”

Photobucket

-Te estás postulando para el Senado, ¿no?
-Sí.
-Basada en tu discurso, no estás ganando.
-No.
-¡Qué pena! El otro es un idiota.
-Es un idiota. Ojalá lo hubiera aclarado en la campaña.

No tendrás que ser convincente hasta las próximas elecciones.

Esta corbata fue seleccionada por especialistas de Tenafly, Nueva Jersey, que la eligieron de entre más de 56 corbatas que probamos. De hecho, la información revela que tengo que limitarme a corbatas rojas o azules. Las amarillas hacen parecer que no tomo mi situación en serio y que podría bajarme los pantalones de nuevo. Una corbata plateada indicaría que olvidé mis orígenes. Mis zapatos. Los zapatos brillantes son relacionados con abogados caros y banqueros. Si quieres el voto de un trabajador, ráspalos un poco. Pero si te excedes, alejarás a abogados y a banqueros y ellos le pagan a los especialistas en Tenafly. ¿Cuál es el raspado ideal? Le pagamos a un consultor US$7.300. ¿Fueron US$7.300, Charlie? US$7.300 para que un consultor nos dijera que éste es el raspado ideal.

Debes tirar café en su camisa antes de las 7:05. 7:05, máximo.

Tienes que postularte de nuevo. O el país será dirigido por idiotas como Linfield.

-Dame tu número para que pueda llamarte y recoger tu falda.
-¡Cielos! ¡Qué sutil eres!

No puedes escapar, David. David, ojalá me hicieras caso.

Tendrá preguntas hasta el día de su muerte. No dejará de buscar respuestas. No se dará por vencido. Tendremos que vigilarlo para siempre. Para que no hable. Un sinfín de efectos dominó.

-¿Quién demonios son ustedes?
-Somos los encargados de que todo marche según el plan.

Photobucket

Eso es lo que llamamos un ajuste. Cuando las personas derraman el café o Internet falla o pierden sus llaves, creen que es accidental. A veces lo es.
A veces, somos nosotros arreándolos para que vuelvan al plan.

-Otra cosa. Te topaste con una mujer esta mañana en el autobús.
-¿Elise? ¿Eso qué tiene que ver?
-Jamás debes verla de nuevo.
-¿Por qué importa tanto?
-Porque importa.

-Hace dos horas, te encontraste con la mujer de tus sueños. Explícame por qué no estás sonriendo.
-Perdí su número.

-¿El Presidente?
-Es el nombre que usamos. Ustedes usan otros nombres.

Nosotros vemos que sigas el plan. Sólo podemos hacer eso.

-¿Eres un ángel?
-Nos han llamado así. Más bien somos oficiales de casos que viven mucho más que los humanos.

No la encontrarás. Se asegurarán de eso. Aunque no intentaran detenerte, hay nueve millones de personas en esta ciudad. Jamás la encontrarás. Olvídala. Sigue con tu vida.

Norris se desvió del plan.

Sus decisiones se apartan del modelo.

Algo anda mal. Estoy viendo puntos de inflexión.

-Mira.
-¿Qué es esto?
-Si se besan.
-¿Un beso?
-¿Es todo lo que se necesita? Un verdadero beso.

Photobucket

Hay un mundo de mujeres ahí afuera. Te dije que ésta no era opción.

-Nos pusieron juntos tres veces.
-No fuimos nosotros. Fue casualidad.
-¿Por qué nos apartan?
-Eso dicta el plan.
-Entonces lo leyeron mal.

Al nacer en los ‘70, su destino era estar juntos... Lo mismo en los ‘80 y en los ‘90. En 2005, el plan cambió...

-¿Cómo puede cambiar un plan así nada más?
-No lo sé. No tengo permiso para saberlo.

-¿Qué pasó con el libre albedrío?
-Hace tiempo probamos el libre albedrío. Cuando pasaron de cazar y recolectar a la cumbre del Imperio Romano... Nos retiramos para ver lo que hacían ustedes solos. Nos dieron el Oscurantismo durante cinco siglos. Hasta que finalmente decidimos volver a intervenir. El Presidente dijo que tal vez debíamos esforzarnos más, enseñándoles a usar la bicicleta antes de quitar las rueditas. Así que les dimos el Renacimiento, la Ilustración, la revolución científica. Durante 600 años, les enseñamos a controlar sus impulsos con la razón. En 1910, nos retiramos de nuevo. En 50 años, provocaron la Primera Guerra Mundial, la Depresión, el fascismo, el Holocausto... Y finalmente, llevaron al planeta al borde de la destrucción con la Crisis de los Misiles. En ese momento, se decidió intervenir de nuevo, antes de que hicieran algo que ni nosotros pudiéramos arreglar. No tienen libre albedrío, David. Sólo parece que lo tienen.
-¿Debo creerte? Todos los días tomo decisiones.
-Eres libre de decidir qué pasta dental usar o qué pedir en el almuerzo. Pero la humanidad no tiene la madurez para controlar las cosas importantes.
-¿Ustedes manejan lo importante? Hasta donde sé, el mundo está bastante mal.
-Sigue aquí. Si dejáramos todo en sus manos, no sería así.

Photobucket

-¿Quieren que gane las elecciones?
-Ésta y las cuatro siguientes. Y no me refiero solamente a las elecciones para el Senado.

En pequeñas dosis, Elise fue la cura. Pero en dosis grandes... es una mala influencia.

-No se trata de quiénes son ustedes, sino de quién soy yo.
-No puedes huir del destino, David.
-Sólo no estoy de acuerdo con ustedes sobre mi destino. Sé lo que siento por ella y eso no cambiará. Lo único que tengo son las decisiones que tomo. Y la elijo a ella, con sus consecuencias.

Si te quedas con ella, no sólo matarás tus sueños, sino también los de ella.

Cuando mires atrás, David, sólo recuerda que intentamos razonar contigo.

Te damos oportunidades que otros matarían por tener y tú las desperdicias por tus impulsos.

-¿Nunca te has preguntado si es correcto? Es decir... ¿si siempre es lo correcto?
-No como antes. El Presidente tiene el plan. Sólo vemos una parte.

Enséñame sobre las puertas.

-Siempre gira la perilla hacia la derecha.
-¿Qué pasa si la giro al revés? No querrás hacer eso. Sólo nosotros hacemos eso.

Es mucho más complicado avanzar hacia el centro que alejarse de él... Y mucho más lento.

Cuando cruces la primera puerta, estallará una revolución.

Ve a toda persona con sombrero como una amenaza.

La forma más rápida es por la puerta azul. Pero te expondrás todo el camino.

Esto no puede estar mal.

Photobucket

El libro, su libro. Puedo buscar a quien lo escribió. Puedo atravesar esta puerta solo. No me verás de nuevo ni a los que nos buscan. O puedes venir conmigo y no sé qué hay del otro lado... Pero estarás a mi lado... Y sólo quise eso desde que te conocí.

Pero ya conociste al Presidente. O Presidenta. Todo el mundo lo conoce. El presidente asume formas diferentes, así que la gente nunca se da cuenta cuando pasa.

-¿Esto es una especie de prueba?
-De cierto modo, todo es una prueba... Para todos. Incluso para los miembros del Buró de Ajustes.

La mayoría vive su vida sobre el camino que les ponemos. Les da miedo explorar otro. Pero de vez en cuando, llega gente como ustedes, que derriba todos los obstáculos que ponemos enfrente. Saben que el libre albedrío es un regalo que jamás usarán hasta que luchen por él. Creo que es el verdadero plan del Presidente. Que algún día nosotros no escribamos el plan, sino ustedes.

4 comentarios:

Nohra dijo...

Muy buena película. La conocí ayer. Gracias por el apunte!

Marelis de los Angeles Quiajada Carreño dijo...

Esa es mi película favorita ame todas sus frases *-----------*

Verenis Araujo dijo...

Excelente película. Quiero leer el libro!!!

tyler durden dijo...

Hay un libro de agentes del destino????