24.9.11

consejo

Y quien se haga dueño de una ciudad acostumbrada a vivir libre y no la destruya, que espere ser destruido por ella; porque, en el caso de que se rebele, lo hará siempre en nombre de su libertad y de sus antiguas instituciones políticas, que, ni con el paso del tiempo ni por los beneficios recibidos, se olvidan nunca. Y por mucho que se haga o se prevea, si no se desune y disgrega a sus habitantes, no olvidan ni la palabra libertad ni aquellas instituciones, y ante cualquier imprevisto, recurren a ellas.

NICOLAS MAQUIAVELO
“El Príncipe”

3 comentarios:

Bella dijo...

Curiosamente, ayer leímos este párrafo (y otros fragmentos) en la clase de literatura italiana... ¿qué loco, no?

Gaby Cuenteando dijo...

Oh, mi cerebro de historiadora tuvo un pequeño aneurisma. Esas libertades de las que habla, son las libertades medievales, qué lindo tema!

Beso!

Marcelo De Biase dijo...

Coincidencias cósmicas, Bella. Lindo párrafo. Yo le estoy entrando por primera vez al clásico, así que voy de a poco, lápiz en mano. Y sí, Cuenteando, sospecho que hace referencias a esas libertades que hoy nos parecerán mucho más limitadas que las nuestras. Espero, que en el futuro, nuestros hijos vean limitadas nuestras actuales libertades. Quiere decir que habremos progresado. Aunque como viene la tendencia....
Besos a ambas y gracias por el comentario!