16.3.17

frases de “Kong: la Isla Calavera”



¿Eso es un mono?

-¿Una isla inexplorada? Les enumeraré todas las formas en las que morirán: lluvia, calor, enfermedades que transmiten las moscas… Ni empezamos con las criaturas que quieren comerlos vivos.
-Te pagaremos doble.
-Y una bonificación si volvemos vivos.
-¿Si volvemos…?

¡Es hora de demostrar que el hombre es el rey!

Kong es un buen rey. En general, es retraído. No te metes en la casa de alguien y empiezas a tirar bombas… a menos que busques pelea.

No pertenecemos a aquí.

Vamos a salvar a Kong.

-Kong es Dios en la isla. Pero los demonios viven debajo de nosotros.
-¿Cómo se llaman?
-Los llamo Trepacalaveras.
-¿Por qué?
-Porque suena bien.
-Okay.
-Mira… acabo de inventar este nombre. Estoy tratando de asustarlos. Nunca antes dije ese nombre en voz alta. Suena estúpido ahora que lo pienso. Llámenlo como quieran.
-Me parece bien el nombre. ¿Te parece bien?
-Sí…
-Me gusta el nombre.



-Estuve en Saigón.
-Estuviste en la mierda. Respeto eso. Pero fue por gente como tú que perdimos la guerra.
-¿Estás culpando a gente sin armas por perder la guerra?
-Una cámara hace mucho más daño que una pistola. Y no perdimos la guerra. La abandonamos.

-¡Somos soldados! ¡Hacemos el trabajo sucio para que las familias en casa no sufran! ¡Ni siquiera deberían saber que existe una cosa así!
-El mundo es más grande que eso.

Supongo que ningún hombre regresa de la guerra. No realmente.

Conozco a un enemigo cuando veo a uno.

Gunpei Ikari iba a matarme... pero si le quitas donde nació y su uniforme, tienes a un hermano.

-¿Quién ganaría, Tigres o Cachorros?
-Un tigre ganaría, obviamente. Un cachorro es sólo un oso bebé. Ahora espera hasta que el oso se vuelva más grande...

La gente aquí solía vivir con miedo de todo. Entonces ocurrió algo extraño: algunos de los monstruos de acá comenzaron a protegerlos de los otros monstruos que trataban de matarlos.



-Tú me vas a decir todo lo que no sé... o te voy a volar la cabeza.
-Los monstruos existen. Ayer, yo era un chiflado. Pero hoy…
-Dejaste caer esas cargas para eliminar algo. ¿Qué?
-Este planeta no nos pertenece. Especies antiguas lo dominaron mucho antes que la Humanidad. Pasé treinta años intentando demostrar la verdad. Los monstruos existen. Y si seguimos con nuestras cabezas metidas en la arena, la tomarán de vuelta.

Le pertenece a ellos. La única pregunta es cuánto tiempo tenemos antes de que lo recuperen.

Lo siento por sus hombres. Créame. Verdaderamente lo siento. Pero si quiere hacer que su sacrificio valga la pena, llévenos a casa con pruebas. Para que podamos enviar a la caballería.

La muerte antes que el deshonor.

Estas son las fotos de una isla en el Pacífico Sur. Un lugar donde se encuentran el mito y la ciencia.

-Usaremos explosivos para sacudir la tierra y mapear la superficie de la isla.
-¿Arrojarán bombas?
-Instrumentos científicos.

Usted vino aquí buscando un rastreador. ¿Quién o qué estoy rastreando?

Sí… ¿lo hueles? Eso es muerte.



-¿Qué demonios es este lugar?
-Esto es lo que queda de los padres de Kong.

Sólo he estado aquí veintiocho años… ¿qué sé yo?

-A veces el enemigo no existe hasta que lo buscas.
-¿Qué sucede cuando aparecen en su puerta?
-Todavía tengo su arma.

Los ensayos nucleares de 1954 no fueron pruebas. Estaban intentando matar algo.

Los hombres van a la guerra en busca de algo. Si lo hubieras encontrado estarías en casa ahora.



Ése fue un enfrentamiento poco convencional. No había precedentes. Hicimos lo mejor que pudimos.

No es extraño que los lugares más peligrosos sean los más bellos.

Estamos tratando con un monstruo de una época pasada.

Ése es Kong. Es el Rey aquí.

Es un buen grupo de chicos. Vamos a morir todos aquí. No debieron haber venido.

1 comentario:

Jose Alberto Hernandez dijo...

flato colocar el autor de cada frase, por lo demás esta bien, gracias por tu tiempo