12.5.17

frases de “Guardianes de la Galaxia Vol. 2”



No puedo creer que me enamoré de un hombre del espacio.

Bueno... eso es intenso.

-Controlamos el ADN de nuestra descendencia, germinándolos en capsulas de nacimiento.
-Creo que prefiero hacer gente a la vieja usanza.
-Algún día podría darme una lección de historia sobre las costumbres arcaicas de sus antepasados. Con fines académicos…

-Señor Quill, ¿cuál es su ascendencia?
-Mi madre es de la Tierra.
-¿Y su padre?
-No es de Missouri. Es todo lo que sé.
-Lo veo en su interior. Una genealogía poco convencional. Un híbrido que parece particularmente... temerario

Otra vez guiño el ojo equivocado, ¿no?

Hay dos clases de seres en el universo: los que bailan y los que no.

-Conocí a mi amada en un mitin apoyando la guerra. ¡Oh, Dios! Todos en el pueblo se sacudían, bailando. Salvo una mujer. Mi Ovette. Supe de inmediato que era la indicada para mí. Podría estar sonando la canción más melodiosa del mundo y ella no movería un pie. No movería ni un músculo. Uno podría asumir que estaba muerta. Lo que suena muy atractivo.

Necesitas encontrar una mujer que sea tan patética como tú.



-Alcánzame algunas raíces de yaro.
-No. Aún no están maduras... Y te odio.

-Pronto me liberaré de estos grilletes y te mataré. Lo juro.
-No. Pasarás el resto de tu vida en una prisión en Xandar, deseando poder hacerlo.

Nos preocupa su desprecio por nuestra gente. Los contratamos y nos roban.

-A mí me alteraron cibernéticamente para volar naves.
-¡Te alteraron cibernéticamente para ser un tonto!

¿Todavía está ahí afuera?

-¿Un hombrecito de tres centímetros nos salvó?
-Si se acercara más seguramente sería más grande.

Me llamo Ego y soy tu papá, Peter.

Sabes lo que dicen: “Tu suerte es mala hasta que con un pato lo hagas”.

Este lugar es de una mala reputación del tipo equivocado, al parecer.

-¡Exijo un lugar en la mesa! Llevo este símbolo, igual que tú.
-Quizás te vistas como nosotros pero no escucharás los Cuernos de la Libertad al morir, Yondu. Y los Colores de Ogord nunca destellarán sobre tu tumba. Si piensas que me dio placer exiliarte... te equivocas. Nos decepcionaste mucho a todos.

-Lo seguimos porque era el único que no temía hacer lo que era necesario. Parece que se ablandó.
-Si es tan blando, ¿por qué susurras?

-Contraté a Yondu para recogerte cuando falleció tu madre. Pero en vez de regresarte, Yondu se quedó contigo. No tengo ni idea de porqué lo hizo.
-Bueno, te diré la razón. Yo era flaquito y pasaba por lugares donde los adultos no pueden. Hizo que fuera más fácil robar.



-Creí que Yondu era tu padre.
-¿Qué? ¿Estuvimos juntos todo este tiempo y creías que éramos parientes?
-Son iguales.
-¡Uno es azul!

-Soy Mantis.
-¿Qué haces?
-Sonrío. Oí que es lo que hay que hacer para gustarle a la gente.
-No si lo haces de esa forma.

¿Puedo acariciar a tu cachorro?

-¿Y esa historia que me contaste sobre Zardu Hasselfrau?
-¿Quién?
-El que tenía un barco mágico…
-¿David Hasselhoff?
-¡Eso es!
-No era un barco mágico. Un auto que hablaba.

¿Y si ese hombre es tu Hasselhoff? Si resulta ser malvado, simplemente lo mataremos.

¿Cuál es tu objetivo? ¿Qué todos te odien? Porque está resultando.

Los telépatas conocen los pensamientos. Los empáticos sienten los sentimientos.

¡No somos tan tontos como para ayudar a matar a los Guardianes de la Galaxia!

No importa cuántas veces te traicione Quill... ¡lo proteges más que a cualquiera de nosotros!

Debe haber una forma pacífica de resolver esto, muchachos. O incluso una violenta donde yo me paro allá.



-Sean todos bienvenidos a mi mundo.
-¡Guau! ¿Tienes tu propio planeta?
-Vamos... No es más grande que la Luna de la Tierra.
-Humildad. Me gusta.

-Soy lo que llaman un Celestial, encanto.
-Un Celestial, ¿cómo un Dios?
-Con “d” minúscula, hijo.

Pero quería más. Deseaba tener un sentido.

-Creé vida biológica tal como la imaginaba, hasta el más mínimo detalle.
-¿Hiciste un pene?

-Y cuando oí sobre un hombre de la Tierra que sostenía una Gema del Infinito sin morir, supe que debías ser el hijo de la mujer que amé.
-Si la amabas, ¿por qué la dejaste?

Lo siento. Tu nombre es... ¿es Taserface?

¡Es algo metafórico!

Sigo imaginando, levantándote a la mañana, señor... mirándote al espejo y diciéndote con seriedad: “Sabes cuál sería un nombre genial? ¡Taserface!”. ¡Así te escucho en mi cabeza! ¿Cuál fue tu segunda opción? ¿Sombrero de Escroto?

Nuevo plan. Te matamos primero.

Morir ciertamente es mejor que vivir toda la vida como una tonta inmundicia que cree que Taserface es un buen nombre.

-Creí que eras la sádica más grande de la galaxia.
-Eso era cuando papi pagaba mis cuentas.

Tenemos una caja llena de manos si ésa no sirve.



De niña, mi padre me hacía pelear con Gamora como entrenamiento. Cada vez que mi hermana ganaba, mi padre me reemplazaba una parte con maquinaria, afirmando que quería que sea igual a ella. Pero ella ganó, una y otra vez y otra vez. Nunca se abstuvo. Así que después de matar a mi hermana, compraré una nave de guerra con todo tipo de armas. Cazaré a mi padre como a un perro, y lo destrozaré lentamente... pedazo por pedazo... hasta que conozca algo parecido al profundo e incesante dolor que conocí cada día.

Mi madre les dijo a todos que mi padre venía de las estrellas. Tenía cáncer cerebral, así que pensaban que deliraba.

Dejaste, a la mujer más maravillosa que existió, morir sola.

-Peter, ¡yo amaba a tu madre! ¡No podía soportar pisar una Tierra en la que ella no estaba viva! ¡No puedes imaginar cómo es!
-¡Sé exactamente cómo se siente! ¡Tuve que verla morir!

En los millones y millones de años de mi existencia, cometí muchos errores, Peter. Pero tú no eres uno de ellos. Por favor, dame la oportunidad de ser el padre que ella hubiera querido que sea.

Estás en casa, Peter...

-¿Soy fea?
-Mírate: eres horripilante. Sí. Eso es algo bueno. Cuando eres fea y alguien te quiere, sabes que te quiere por lo que eres. La gente hermosa nunca sabe en quién confiar.
-Bueno, definitivamente estoy agradecida de ser fea.

-Esta repulsiva chica insecto es mi nueva amiga.
-Estoy aprendiendo mucho... como que soy una mascota y que soy fea.

-Un perro no invitaría a una pulga a vivir en su lomo.
-¿Y tú no eres una pulga?
-Soy una pulga con un propósito. Lo ayudo a dormir.

Es demasiado adorable para matarlo.

Fui un esclavo de batalla Kree por veinte años cuando Stakar me liberó. Me ofreció formar parte de los Devastadores. Dijo que lo único que tenía que hacer era seguir el código. Pero yo era joven, codicioso y tonto. Como tú al robar esas baterías.

Stakar, los otros capitanes y yo no éramos muy diferentes de ti y de tus amigos. Fue la única familia que tuve. Cuando violé el código, me exiliaron. Esto es exactamente lo que me merezco.

No quise organizar un motín. Ellos mataron a mis amigos.



-Baila conmigo.
-No voy a bailar contigo.
-Es Sam Cooke... uno de los mejores cantantes de la Tierra de todos los tiempos.

-Drax cree que no eres una bailarina.
-Si le cuentas a alguien sobre esto te asesinaré.

-¿Cuándo haremos algo sobre esta complicidad que hay entre nosotros?
-¿Qué complicidad?
-Ésta... “Cheers”, Sam y Diane, un chico y una chica de un programa de TV que se gustan pero no lo dicen, porque si no, disminuiría la audiencia... algo así.
-No hay ninguna complicidad.
-Es un dilema, porque si no trataras de ocultarlo, no sería complicidad... y serías una mentirosa. Entonces, al disimularlo, dices la verdad y lo admites.

No. Es porque ese lugar es real y éste es una fantasía.

Entiendo. Estás celosa porque soy parte dios. Y te gusta cuando soy el débil.

-Finalmente encontré a mi familia. ¿No lo entiendes?
-Creí que ya la habías encontrado.

-Gané. Te superé en combate.
-No. Te salvé la vida.
-Fuiste bastante tonta como para dejarme vivir. ¡Tú me dejaste vivir! ¡No necesito que siempre trates de vencerme!
-No soy la que atravesó el universo solo porque quería ganar.
-No me digas lo que quiero.
-¡No necesito decírtelo! ¡Es obvio!
-Tú eras la que quería ganar. ¡Y yo solo quería una hermana! Eras todo lo que tenía. Pero tú necesitabas ganar.

El mar lo llama como la historia llama a los grandes hombres. Y a veces nos priva de los placeres de los mortales.

La muerte seguirá siendo una extraña para ambos, en tanto la luz arda dentro del planeta.

-Lo siento. Pero me gustan las mujeres más rellenitas.
-¿Qué?
-Traté de rechazarte gentilmente diciéndote que me pareces repugnante.

Ahora tienes que rever la forma en que entiendes la vida. Todo lo que nos rodea, incluyendo a la chica, todo es temporal. Nosotros somos eternos.

-¿No es aburrida la eternidad?
-No si tienes un propósito, Peter...

-Puedes engañarte a ti y a cualquiera. Pero a mí no me engañas. Sé quién eres.
-No sabes nada sobre mí, perdedor.
-Sé todo sobre ti. Sé que actúas como el más duro e infame, pero eres el que está más asustado.
-¡Cállate!
-Sé que robas baterías que no necesitas y que ahuyentas a cualquiera que quiera soportarte, porque sólo un poco de cariño te recuerda lo grande y vacío que es ese agujero dentro de ti.
-¡Te dije que te calles!
-Conozco a los científicos que te hicieron: nunca les importaste.
-Amigo, ¡hablo en serio!
-Como mis propios padres que me vendieron, ¡a su propio bebito!, como esclavo. Sé quién eres, chico. Porque eres como yo.
-¿Qué clase de dúo formamos?
-Estimo que la clase que va a pelear contra un planeta.



A eso lo llamo la Expansión. Es mi propósito... y ahora también es el tuyo.

Los cuerpos... son sus hijos.

-Es nuestro amigo.
-Todo lo que hacen es gritarse mutuamente. No son amigos.
-Tienes razón. Somos una familia. No abandonamos a nadie. Salvo a ti, quizás.

-Hijo, ¿qué pasa?
-Mis amigos...
-Ves... eso es por tu parte mortal, Peter.
-Sí.
-Estamos más allá de esas cosas.

-Dijiste que amabas a mi madre.
-Y así fue. Mi hermoso lirio sabía todas las letras de las canciones de la radio. Regresé para verla tres veces a la Tierra. Y sabía que si regresaba una cuarta vez... nunca me iría. La Expansión, la razón de mi existencia, terminaría. Así que hice lo que tenía que hacer. Pero me rompió el corazón ponerle ese tumor en la cabeza.
-¿Qué?
-Bueno, está bien... sé que suena mal.

-Debería estar feliz de que fui un niño flaco. Si no, me habrías entregado a este maniático.
-¿Todavía crees que te conservé por eso, tonto?
-Eso fue lo que me dijiste, viejo tonto.
-Cuando descubrí lo que le pasó a los otros chicos... no iba a entregarte.
-Dijiste que ibas a comerme.
-¡Eso fue divertido!
-¡No para mí!

-Ustedes, gente, tienen problemas.
-Claro que tengo problemas. ¡Ése es mi maldito padre!

-Entonces, ¿salvamos otra vez la galaxia?
-Imagino que sí.
-¡Fabuloso! Vamos a poder subir nuestros precios si salvamos dos veces la galaxia.

¿Pensaste? ¿Crees que cuando lanzo esta flecha uso la mente?

No tienes que creer en ti... porque yo creo en ti.

-Es una muy mala idea.
-Es la única clase de idea que nos queda.

-Hagas lo que hagas, no oprimas este botón porque activará la bomba de inmediato y moriremos todos. Ahora, repite lo que dije.
-Yo soy Groot.

¿Alguien tiene cinta adhesiva por ahí?

-Pareces Mary Poppins.
-¿Él es cool?
-¡Joder! ¡Sí! Es cool.
-Oigan todos, ¡soy Mary Poppins!

Pronto, Peter, seremos todo lo que hay. ¡Así que deja de hacerme enfadar!

¿Por qué destruyes nuestra oportunidad? Basta de fingir ser quién no eres. Uno en mil millones. En billones. Más también. ¿Qué sentido mayor puede ofrecerte la vida?

¡No uso la mente para lanzar la flecha yaka, muchacho! Uso el corazón...

¡No deberías haber matado a mi mamá ni aplastado mi walkman!



Y si no me amas ahora
tú nunca más me amarás.
Aún te escucho decir
que el lazo no romperás.
Y si no me amas ahora
tú nunca más me amarás

No hice nada bien en toda mi vida, rata. Tienes que concedérmelo.

Adiós, ramita.

Lo siento. Sólo puedo soportar perder un amigo hoy.

-Eres un Dios. Si me matas... serás como todos los demás.
-¿Qué tiene eso de malo?

Él pudo haber sido tu padre biológico, pero no fue tu papá. Lamento que no hice nada bien. Soy muy afortunado de que seas mi muchacho.

Le conté a Gamora como de niño solía hacer de cuenta que David Hasselhoff era mi papá. Es un actor y cantante de la Tierra, un tipo muy famoso. Me vino a la mente antes... Yondu no tenía un coche parlante, pero sí una flecha voladora. No tenía la hermosa voz de un ángel, pero sí el silbido de uno. Yondu y David Hasselhoff fueron grandes aventureros y conquistaban bellas mujeres. Y peleaban con robots. Creo que David Hasselhoff terminó siendo mi papá después de todo. Sólo que fuiste tú, Yondu. Tuve un papá bastante genial. Lo que trato de decir es que a veces lo que buscas toda tu vida, está a tu lado todo el tiempo. Y no te das cuenta.

-Yo soy Groot.
-Él te llamaba ramita.

Fui una niña como tú. Me preocupaba por seguir viva hasta el día siguiente, todos los días. Y nunca consideré lo que Thanos te hacía. Trato de enmendarlo. Hay niñitas como tú, en peligro, por todo el Universo. Puedes quedarte con nosotros y ayudarlas.



Siempre serás mi hermana.

No es hora de cambiar de vida.
Relájate, cálmate.
Aún eres joven, esa es tu debilidad.
Hay mucho que debes aprender.
Encuentra una chica, sienta cabeza
si quieres puedes casarte.
Mírame. Soy viejo. Pero estoy feliz

Vinieron.

No los ahuyentó. No. Aunque les gritara. Y fuera siempre malo. Y robó baterías que no necesitaba.

-¿Qué?
-Es simplemente... complicidad.

-Es hermoso.
-Lo es. Y tú también. Interiormente.

¿Qué les parece si robamos algo?

3 comentarios:

Mylovelyworld dijo...

Reviví la peli de nuevo ;)

Marcelo De Biase dijo...

Objetivo cumplido!

Anónimo dijo...

Excelente ��������