21.4.10

la heredera de “lost”

Photobucket
FLASHFORWARD
data: http://www.imdb.com/title/tt1441135/

Hay obras que abren camino, revolucionan el género y marcan la tendencia para lo que viene después. Idealmente, se podría analizar la evolución de una disciplina artística sólo examinando estos puntos notables, distinguiendo los factores fundamentales constitutivos para identificarlos en los clones surgidos de su aparición. “Lost” está entre esas cimas vitales que delinean la tendencia. Al nivel de “Expedientes X”, “Twin Peaks”, “Viaje a las estrellas”, “Los intocables” o “Dimensión Desconocida”, “Lost” redefine el género de ficción de esta última década. Su rasgo principal: es una historia coral que examina de qué modo un hecho sobrenatural afecta al conjunto de personajes, con la novedad de no ajustarse a un tiempo y espacio definido. Los protagonistas de “Lost” son los mismos pero sus vidas son diferentes, según hayan tomado o no, una línea alternativa de tiempo. Eso permite a sus guionistas jugar con un manojo de vidas con (prácticamente) infinitas posibilidades.

Photobucket

No es que “Lost” no presente herencias de otras series (“Twin Peaks” es una historia coral; la conspiración es un tema clave de “Expedientes X”) pero amalgama esos elementos, con otros, para darle una entidad distintiva. En esa visión global de conjunto, “Lost” se diferencia y crea su propia brecha, su senda particular.

“Flashforward” es una heredera directa de “Lost”. Está presente la historia coral, el hecho sobrenatural, la conspiración en marcha. Si “Lost” tomaba los elementos heredados de su predecesora y creaba algo nuevo, “Flashforward” no lo hace, no rompe el género. Trabaja con los mismos elementos sin agregar algo distinto. Pero eso no quiere decir que sea inferior. “Flashforward” es una dignísima heredera de “Lost”, una de las muy buenas series que hay que seguir en estos tiempos televisivos.

Photobucket

La idea fuerza de “Flashforward” es cómo reaccionaríamos si conociéramos nuestro futuro. La historia empieza con un desvanecimiento general de la población planetaria por un lapso de 2 minutos y 17 segundos, intervalo en el cual las personas ven lo que sucederá seis meses después, el 29 de abril de 2010. Al despertarse (además de contar los 20 millones de muertos producto de choques de autos, aviones, caídas, etc., etc.), la población se da cuenta que sus visiones concuerdan con las de aquellos que vieron durante el desvanecimiento. Esto es crítico para Mark Benford, protagonista de la serie, agente del FBI que observó cómo vienen a matarlo asesinos a sueldo, en su propia oficina, donde investiga el desvanecimiento global y, para peor, se ve tomando alcohol, nuevamente, tras varios años de haber dejado la adicción.

A partir de ahí se despliega el manojo de historias personales interrelacionadas: la lesbiana que se ve haciendo una ecografía para comprobar su embarazo; la mujer felizmente casada que se observó con otro hombre; aquel que no vio nada, lo que presume que ha muerto antes de la fecha de la visión; el padre que se ve en Afganistán con su hija a la que el ejército declaró formalmente muerta.

Photobucket

El guión de “Flashforward” (se destaca la firma de Brannon Braga, uno de sus creadores, conocido para los seguidores de “Star Trek” y “24”) es ágil, no se pierde tiempo en ir revelando parte de los secretos detrás de la historia. En los primeros capítulos empezamos a descubrir quiénes están detrás del hecho, cuán de sobrenatural hay de verdad y se revelan algunas facetas ocultas de personajes en principio inobjetables.

Hay algunas búsquedas temáticas de la serie que mueven a la reflexión. La primera (principalísima) es cuánto variarían nuestras decisiones si supiéramos, aunque fuera parcialmente, nuestro futuro. ¿Nos resignaríamos a lo ineludible o, en un pataleo cósmico, buscaríamos torcer nuestro destino? No importa la fuerza de los hechos: nuestra actitud responde, no a lo inevitable del destino, sino a nuestra convicción. Parece ser que libre albedrío o determinismo no es una decisión exógena, sino eminentemente personal.

Un personaje toma una decisión drástica para evitar lo que sucederá el 29 de abril de 2010. Este hecho nos plantea una cualidad interesante: el determinismo de nuestros actos necesita, como condición necesaria, la incertidumbre. Quien conoce lo que vendrá, podrá modificarlo, aunque sea inmolándose. Sólo el no conocimiento puede suponer la existencia de un destino impuesto de antemano y que cumplimos, queramos o no, a pies juntillas.

Photobucket

Otra idea a explorar en la serie, es el hecho de que la incertidumbre, el no conocimiento de lo que nos deparan los días por venir puede ser benéfica para la especie humana. Pese a que pagaríamos fortunas por conocer lo que vendrá, en la práctica no podríamos vivir con el peso de ese conocimiento, ponderando cada acto, interpretando cada momento, en su significancia para el futuro. Quien analiza cada paso, no recorre el camino.

Una última reflexión: el conocimiento del futuro puede alterar nuestras decisiones. El personaje de la agente lesbiana que, hasta ese momento, no tiene intenciones de tener un hijo, replantea esa decisión al haberse visto embarazada. Sin esa visión, ni siquiera hubiera reflexionado sobre el tema. Pero ese vistazo al futuro alteró su vida: tiene añoranzas de lo que sucederá. Busca lo que no hubiera buscado de no haber sabido que podría alcanzarlo. Esto sugiere una lección de vida: cuánto de nuestras carencias se potencian por la incapacidad de no poder imaginar un futuro distinto para nosotros y nuestras vidas. Entonces, cuántos iremos a menos por no tener el potencial de vernos, no como somos, sino como podríamos ser.

Especulaciones filosóficas para una serie de ciencia ficción con un mero fin de entretenimiento. No es poco, vale decirlo. Sólo las buenas historias, como la de “Flashforward”, nos permiten este divagar valioso para enriquecernos intelectual y espiritualmente.

Photobucket

3 comentarios:

Gaby dijo...

Buen post! Lo interesante de estas series es que no admiten rellenos. Fijate en la segunda temporada de Lost, empezaron a alargarla metiéndole capítulos insoportables y el rating les bajó. Supongo que habrán querido hacer que la serie durara mucho más, pero Lost (no vi Flashforward todavía) funciona si lo mantenés compacto y si la trama es redonda. Creo que también pasó con Desperate Housewives, esa serie debió terminar en la primera temporada, el resto es relleno.

Saludos!

Marcelo De Biase dijo...

El tema es que "Lost" tiene un anzuelo que es qué catzó es (pasa en) la isla. Ese enigma, como todo enigma, es inferior a los enigmas personales, esto es, la vida de los protagonistas. Eso es más interesante que el resto. Por eso, el volantazo de los flashforwards o las realidades alternativas, te permite contar las otras vidas de los protagonistas. Porque te da material dramático que no tiene la simple resolución del enigma central.

Julia dijo...

Hasta ahora pinta muy bien FlashForward pero no está confirmada una segunda temporada. Yo la sigo del primer día. Muy buena.